Ara Musa: la musa ebria de alegría

  • “Todavía no está logrado el hueco que se busca, es difícil”
  • “De repente, en un concierto veo una lluvia de bragas y sujetadores en mi cabeza que no lograba concebir”

La alegría en persona se deja caer por Cuenca. Al 2017 le pide despuntar del todo para poder seguir haciendo lo que más le gusta, la música.

qefw

¿A qué se debe el nombre artístico Ara Musa?

A: Hay mucha fan, más que hombre, mujer que desde el principio sigue. Entonces, buscando nombre para el proyecto, de tanta chica que venía.. joer cuanta musa no? Cuanta musa nos honra! y, al principio,  se empezó a llamar “la musa honra”, lo que pasa es que, el honra, se acabó perdiendo como la honra de la mocita que se acaba perdiendo de alguna manera y, el “Ara” que, al final es mi proyecto se sumó. Por eso,  Ara y la gente que viene, la inspiración un poco de todo lo que se mueve en torno a mí.    

¿Cómo recuerdas los inicios en el mundo de la música? ¿Y por qué decidiste adentrarte en esta aventura?

A: Yo recuerdo que, empecé a estudiar piano, solfeo y a cantar por todos los lados cuando era pequeña porque me obligaban. Lo que pasa es que, al final, te acaba gustando, vas conociendo artistas y escuchando la radio y demás y tienes una guitarra por casa. Empiezas a tocar y, mis comienzos en la música fueron, básicamente, un concierto benéfico en una parroquia y dije… ¡joder!¡esto me gusta! Seguí tocando, conocí a un grupo, me metí de corista y de guitarrista con ellos y, bueno, me di cuenta de que me gustaba más que ser corista. Empecé a escribir mis canciones y a hacer el proyecto de “Ara Musa” en 2008.     

J: Mis inicios en la música fue de orquesta de verbena en Salamanca. Me flipaba tanto la guitarra que nada, me puse autodidacta, luego me puse a tocar en una orquesta con diecisiete años y medio y, de ahí, a estudiar, a irme a Madrid  que es donde resido  y una cosa lleva a la otra.

¿Te ha costado hacerte hueco en el mundo de la música?

A: Todavía no está logrado el hueco que se busca, es difícil. Tengo el recuerdo de que Zulo que es un colega que estaba con Canteca de Macao que estaba haciendo malabares y demás lo decía, decía “joder, hay pocos grupos que saquen la cabeza en Madrid” porque había más de dos mil grupos en activo. Entonces, bueno, me alegro de haber podido sacar un poquito la cabeza de esos dos mil grupos que hay. Lo que pasa es que el hueco no lo tengo todavía, tan grande como me gustaría. Es difícil mantenerse y, sobretodo, es difícil llegar a un grado de profesionalidad que se pueda mantener porque es todo tremendamente complicado. Hay muchísimos grupos, si hay dos mil en madrid imagínate en España. Es muy difícil pero bueno, al final, pasito a pasito  y labrando mucho pues se van consiguiendo cosas interesantes.

Actualmente, ¿vives de la música? ¿Lo ves posible a largo plazo?

A: Vivo por temporadas. Cuando llega el invierno estás un poco más de capa caída porque hay menos bolos pero sí que puedo mantener una vida. Echándole mucho morro también porque al final hay que hacer malabares de cualquier manera y montarte la historia. La música es la manera que tengo de vivir y la forma de ingresar algo de dinero en casa.

¿Por qué decidiste ser solista en vez de montar un grupo? ¿Crees que de esta manera es más fácil o cómodo  “triunfar” en la música?

A: Realmente he probado a tener un poco de todo. Empecé teniendo una banda lo que pasa es que, al final, no todo el mundo crece y aporta y, para que todo el mundo quiera ser, un porcentaje similar en una banda es muy complicado. Entonces, después de mucho batallar, decidí que era mejor tener una serie de músicos profesionales que sabes que no te van a fallar aunque tengas que contratarles y estén contigo pero de alguna manera sí que es verdad que voy hacia donde quiero ir, trabajo lo que quiero trabajar y las cosas las hago cuando me apetece. Y es muy complicado eso, que haya cinco personas de acuerdo en todo  y que, cuando alguien exige tiene que aportar  y que, como es tan difícil que eso pase pues al final decidí no tener banda y tener “BANDA” pero de gente profesional que no fallan nunca.

_DSC4582

¿Qué influencias musicales tomas como referencia?

A: puff.. es que, Ara Musa, ha dado muchas vueltas. Yo empecé cuando llevaba unas rastas que me llegaban a las caderas. Entonces, era la época dorada del mestizaje, de grupos como Canteca de Macao… y bueno, un poco el campus que te llevaba a esos derroteros pero, al final, te das cuenta de que te vas haciendo vieja y vas viendo que todo ese mestizaje, esa rumba va siendo un poco caduca y, también te vas haciendo mayor. Entonces, mis influencias musicales empiezan ahí pero te puedo decir que también he escuchado toda la vida a “Los Chichos” como también te puedo decir que me gusta el Soul o el mismo Melendi que, hay veces que, hay que pegarle una pedrada en la cabeza pero otras muchas, hace canciones que se te cae la lagrimilla. Yo no tengo una música de cabecera, escucho todo aquello que me transmite y me emociona.

J: Empecé a tocar la guitarra por los “Héroes del silencio” totalmente. Además, eso fue así. Me gusta mucho el Funky, me gusta el rock, por supuesto, que en principio, yo creo que es por lo que un guitarrista se pone a tocar la guitarra, por ser un rockero y, bueno, me gusta todo menos dos, tres cosas. Bueno, hay algún reggaeton que me gusta, me gustan un par de temas. A mí el “Despacito” y “La bicicleta” me flipan, es como menos reggaeton.

A: Me encantaría que fuese mío, fíjate. -risas-

J: Y a mí, no te jode -risas-.

En tu haber posees premios como el de “Cantautores Europa” (2008), “Trebufestival” (2010) y “Adecco Jóvenes Talentos” (2014) ¿Qué premios te gustaría conquistar ahora?

A: A mi me dicen que me presente a Eurovisión y te lo juro que me voy allí pero hinchadísima de orgullo, ¿eh? aunque luego quede la última. Premio al final es el día a día, el levantarte y decir “puedo seguir en esto”. Ya no me presento a ningún concurso porque sí que es verdad que ya me he hecho un poco vieja para participar en concursos de jóvenes talentos porque igual talento, pero joven… -risas- El mayor premio es saber que al final de año voy a poder seguir en 2018 dedicándome a esto así que el mayor premio es mantenerse, no hay otro.

J: El euromillón, ¿no? -risas-

Eres una artista con largo recorrido. ¿Hay algún lugar donde sientas una mayor acogida?

A: Nombramos el “Trebufestival” de artistas callejeros. Celebra el décimo aniversario ahora, yo estuve hace nueve años, estuve hace ocho años, estuve hace siete años, estuve en  la feria de Trebujena en un concurso también de cantautores, hace otros dos años estuve también tocando. Así que yo creo que en el pueblo de Trebujena, provincia de Cadiz  he tocado diez veces sin exagerarte. Así que, ahora que vuelvo a Trebujena puedo decirte que es el sitio donde más a gusto me puedo sentir.      

¿Prefieres tocar en festivales o salas pequeñas? ¿por qué?

A: Prefiero festivales porque el concepto banda es pura energía pero la verdad es que las salas pequeñas son lo que me mantienen. En este caso como Ara Musa poder estar en Cuenca, la semana pasada en Burgos, irme a Santander y Valencia son cositas que hacen que yo me pueda mantener como persona y como artista. ahora, los festivales te dan un subidón y una adrenalina  que no te dan las salitas claro porque al final las salitas es como estar en el salón de casa pero el festival es power, es otro rollo. Entonces, bueno, preferir festival, siempre.

¿Cómo llega Ara Musa a tocar en un festival de El Cairo? ¿qué experiencia te llevaste de ese festival?

A: Esto es curioso, son las condenadas redes sociales. Saco el videoclip de “Ganas” que fue el primer single de mi primer trabajo “Musarañas” en 2011 y no sé por qué, de qué manera puse unos tags que hicieron que subiera muchísimo el vídeo en cuestión de una semana. Justo estaban buscando en el Instituto Cervantes una banda liderada por mujeres para abrir el festival del Ramadán y como mi vídeo había hecho puff para arriba dijeron; esta chica. Curiosidades de internet, de los tags, y de las cositas. Pues creo que Ara Musa,  “Mousa” es algo en árabe, es así. Y, de repente pensaron “esta chica lo está petando en España, nos la llevamos pa´llá”. Y es curioso porque si te metes en internet y buscas “Ara Musa” hay mazo de gente que se llama Ara Musa pero yo no lo sabía. Fue más que nada por coincidencia en redes y que la gente buscaba una banda liderada por chicas que es ese momento estuviera despuntando y tuve la suerte de que lancé mi vídeo y despunté esa semana. Imagínate, todas con su velo islámico… y yo decía “dar palmas” y era curioso. La experiencia, además, mi primer concierto hablando en inglés para mí era una cosa que al final le dije al público; vamos a ver “excuse me, no puedo más” porque no podía estar pensando, traduciendo, hablando era muy complicado. Le dije al teclista “ven pá acá” y la gente se descojonaba pero por lo menos lo entienden. Oye, viene Madonna a España dice “Espania te quierro”  y se queda super ancha. Veía la prensa y leía “Ara Musa rock star” y decía ostia! La experiencia super positiva con una movida intercultural tremenda. No te voy a decir que fuera el mejor concierto de mi vida porque las pasé chungas porque a mitad de la prueba de sonido, suena la sirena porque era el Ramadán,  paran los técnicos, se ponen a rezar, tú con la guitarra diciendo “hasta cuándo voy a estar aquí esperando” fue un poco complicado pero, al final, sí que es verdad que nos entendimos con mi spanglish y su ara-english y fue la ostia.           

¿Piensas que CLM favorece la creación de grupos/bandas o cantautores? Si es que no, ¿cómo pensáis que podría mejorar esto?

A: Joder, ahí me has tocado. Sí, bueno…tela, vamos a ver; Toledo que es de lo que yo puedo hablar tiene un catálogo cultural en el que te meten con otros muchos grupos y pasan a los ayuntamientos junto con castillos hinchables, djs y, demás historias para sus fiestas. ¿Qué pasa? que lo que subvenciona es que llega el ayuntamiento de turno y ¿qué prefiere? pues el castillo hinchable para los niños y el dj que por 200€ te va a hacer toda una noche de música. ¿Ayuda? Ayuda, pero no fomenta. Si que es verdad que el hecho de estar en el catálogo cultural hace que los ayuntamientos vean tu nombre entre otros cuarenta. Tampoco son muchos los que meten. Tengo la suerte de que he podido estar un par de años en el catálogo cultural , el problema es eso que, aunque te fomenten,  la gente sigue prefiriendo pues, tener a un dj que te pinche “La Bicicleta” a buena que sea, con cuatro temas más y que, al final, aguante a los borrachos de turno en las fiestas. Porque al final es lo que es. Somos lo que somos y, escucha, me encantan las orquestas y soy una borracha de turno cuando llega el momento -risas-.Pero sí que es verdad que no estamos abiertos. Si en un Madrid que hay ofertas culturales todos los días, todavía no están abiertos de mente, en una ciudad como Toledo que, a lo mejor, hay una oferta cultural una vez a la semana menos apertura mental tienen por mucho que quieran. Es que al final es así. Entonces, ¿ayudan? fomentan un poquito.  

DSC_0365

P. Desde Musarañas (2011) a Diez años, diez historias (2017) podemos observar diferentes estilos musicales. ¿Se puede decir que has evolucionado musicalmente?

A: No es lo mismo tener veinticinco años, seguir en el campus y pisarte las rastas que, decir; tengo 33 años, una vida estable y otra manera de ver las cosas entonces, la música evoluciona con la persona.  ¿Me encantaría seguir haciendo rumba? Oye, pues de vez en cuando, me sale el arranque y en estos “Diez historias, diez años” pues tengo una rumba porque me ha apetecido hacerla pero, la realidad es que, la vida te da palos y los palos suenan más a rock que a rumba ¿no?

J: Ya ves.

A: Entonces esta trayectoria sigue teniendo mucho que ver, pretende ser de una manera positiva, se pretenden hacer canciones positivas, se pretende ver la vida con otro prisma pero bueno, da igual que lo disfraces de rumba. Para mí, Ara Musa no es una música, es una manera de vivir y de contar, da igual cómo lo disfrutes.     

Tu anterior trabajo “Arché” (2015) sacó de ti tu lado más potente y rockero. ¿Qué puedes decirnos de “Diez años, diez historias” (2017)?

A: “Diez historias, diez años” es un disco que no es un disco al uso. Es un disco que voy a ir sacando por tomas. En enero salió la toma uno, en febrero la dos, en marzo la tres… entonces, voy a sacar a final de año un recopilatorio de estos diez temas. “Arché” sacó de mí, mi lado más rockero con una producción tremenda y, “Diez historias, diez años” al final son diez años resumidos, en diez canciones, mes a mes viviendo pues ¿qué siento hoy?  pues hoy, voy a componer el mes de julio. Al final, Ara Musa es una manera de contar, hoy me siento así, hoy me he levantado con el pie rumbero.. pues hoy te voy a componer en el mes de julio una canción rumbera… pero siempre, contando. Para mí, es más importante contar que cantar.         

Observamos que siempre sacas disco en año impar. ¿Se debe a algo concreto? o ¿es fruto de la casualidad?

A: Me gusta vivir poniéndome metas y, al final, es como curioso porque saqué “Arché” en el 2015, lo presenté, hace ni un año en Madrid pero mi meta es impar porque me lo he puesto así en la cabeza ¿no? Igual que mi día de mandar en casa son los días impares y no hay más historia. Es lo que me he propuesto. A mí los números impares son los que me gustan así que impar pà alante. Yo saco ahora mis diez temitas, luego, el recopilatorio, lo rulo en 2018 y en 2019 a ver que pasa. Pero, simplemente, cabezonerías y vivir poniéndome metas porque si no, una persona que se dedica a la música y no despunta del todo porque, habrá gente que se dedique a la música como José Bueno por ejemplo, se levanta, sus historias musicales, sus clases, su guitarra, sus movidas…para mí, que tengo mis conciertitos y mis historias si no me fijo unos retos me podría echar a perder en cualquier momento. Entonces, yo tengo claro lo que quiero, la meta que quiero y tengo claro que si los impares son cuando saco trabajo me da igual lo que me cueste pero para alante porque es mi manera de saber que tengo que tirar pá alante.  

¿Si tuvieses que elegir solo un álbum tuyo con cuál te quedarías? ¿Y una canción? ¿por qué?

A: Uff. Pues mira, ahí es un poco inconcluyente. Me quedaría con “Arché” como disco porque ha sido un trabajo que ha significado mucho para mí, muchísimo esfuerzo, fue el paso para profesionalizar más el proyecto, las canciones están todas estudiadas matemáticamente. Es algo muy complejo de explicar pero es “Arché” como concepto pero luego, canción me quedo con “Musa” del disco “Bocaitos al alma” porque al final de la canción lo digo claramente “la música es la musa que queremos compartir” y, al final, en esa frase, se puede englobar todo el concepto de Ara Musa en general. Así que, me quedo con “Musa” como canción y con “Arché” como disco.

¿Cómo te preparas antes de un concierto, tienes alguna manía o ritual de inicio?

A: Me tomo un par de cervezas -risas- pero bueno, siempre te concentras un poco, y antes de salir de casa te miras otra vez el repertorio por si te queda algo colgado. Al final, es concentrarse como todo. Es como cuando vas a hacer un examen, estás con tus nervios aunque hayas hecho cuarenta exámenes pero tienes tu cosita aquí. Pero bueno  al final te preparas concentrándote aunque te tomes dos cervezas, siempre con cabeza, con concentración y, sabiendo lo que vas a hacer. Es que, tienes que gustarle a la gente. Yo no me puedo sentar ahí y decir: “ale, voy a tocar”. Yo voy a tocar para gustarte a ti y que al final todo el mundo diga ¡queremos que vuelva esta chica al año que viene!.    

¿Tienes alguna anécdota que te haya marcado?

A: De repente, en un concierto veo una lluvia de bragas y sujetadores en mi cabeza que no lograba concebir y me dije; “pero, ¿por qué me está pasando esto a mí?” -risas-

J: A mí, eso nunca me ha pasado -risas-

A: Anécdota es haber contado con gente de “La Pegatina” en mis canciones, haber contado con batukadas como “Samba da Rua” colaborando en un concierto, la gente que he ido conociendo… al final he hecho un número de conciertos que si los divido en la realidad de años que llevo me sale a tres conciertos al mes, prácticamente. Por eso, para mí es una anécdota haber estado sin parar durante diez años. Es que, cumplo una década. Yo no toco la guitarra cuando estoy con mis colegas de cogerla y ponerme a cantar en el botellón, para nada, soy muy tímida y quién lo iba a decir que, esa chica tan tímida  que no era capaz de coger tal de repente, me cojo la guitarra y me pongo a cantar que la gente escuche lo que tengo que decir. Y esta es la anécdota, llevar diez años en esto.  

_DSC4510

¿Qué desearías que ocurriese este 2017?

A: Me encantaría que por fin despuntara realmente el asunto. Me encantaría que “Diez historias, diez años” que, realmente es una declaración de intenciones en toda regla, que estoy haciendo lo que me da la gana, no estoy contando con producción ninguna, estoy tocando con ayuda de José que está siendo súper importante porque le enseño las canciones grabadas con el móvil, me da su opinión y se hace unas guitarras y una producción de la ostia… me encantaría que despuntara porque, realmente, eso es lo que soy. Ahí ya no hay nadie que decida lo que tengo que hacer. Lo que estoy haciendo, es lo que soy yo y si despunto con esto es que, la vida me sonríe  y si no despunta también te digo una cosa… el año que viene me dedico a ser mamá y a tomar por culo.

J: Lo importante es vivir, ¿no?  

A: Lo importante es vivir pero me gustaría que esto me abriera alguna puerta más. Cuando yo era autoproducida tocaba mucho en festivales como el Sonorama, el Sansan…un montón de historias. Luego, empecé con las producciones y parecía que me quedaba un poco grande el asunto, no me lo creía tanto y no tuve la proyección, quizá, porque no me lo creía. Ahora, que estoy haciendo lo que quiero y, por tanto, me lo estoy creyendo porque soy yo pues espero que despunte como me gustaría que no es ni más ni menos que seguir tocando.     

¿Qué te gustaría que te preguntasen en una entrevista? O ¿Qué pregunta echas en falta cuando te entrevistan?  

A: Mira, me puedes preguntar el teléfono -risas- ¡ay, josé! ¡qué malo es conocerse! Las preguntas en una entrevista tampoco las tiene que marcar la persona. Me gusta que me pregunten cualquier cosa. Me gusta que me pongan entre la espada y la pared porque eso también hace callo y tener respuesta para todo es una bonita manera de hacer que también uno es artista. Me ha gustado mucho la pregunta de Castilla-La Mancha si apuestan porque es mi manera de criticar. Creo que es perfecta porque quiero criticar y, ojalá hubiera más apoyos y, ojalá vuestro proyecto salga adelante y mucha gente se entere de que hace falta que se siga apoyando. De nada sirve quejarse del 21%,  de iva, que sí, es una putada, si no nos quejamos de la base que es el principal apoyo. Que los padres no le digan al niño “no, tu tienes que ser médico” si no “¿tú qué quieres ser? ¿Guitarrista? pues toma una guitarra”. Ahí empieza la base de todo.

J: El apoyo.

A: Que un músico en este país no está valorado pero tu te vas a los países nórdicos, que nos llevan años luz y, es que, tú quieres ser músico y tienes un sueldo. Que te pagan los locales de ensayo que te los ponen los ayuntamientos  en las ciudades. y, aquí en Madrid, tienen un local de ensayo gratis que te toca una vez cada seis meses.

Tres palabras que describan a Ara Musa (despedida)

A: ehh… Ara Musa. -risas-.

J: Amiga de mis amigos -risas-

A: Vida, positivismo y corazón.

J: Brindo por ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.