Concert de Vivers 2017, dueños de la velada

Los momentos más especiales suelen ser los más inesperados. Eso pasó en Valencia el pasado viernes, 30 de junio. Decenas de personas se agolpaban en las puertas del recinto habilitado para los Concerts de Vivers 2017 en los Jardines de Viveros. El ambiente se caldeaba conforme avanzaban los minutos. Las sonrisas y la música se abrieron paso para convertirse en las dueñas de la velada.

Las primeras en dar el salto al escenario fueron Pupil·les, quienes contagiaron al público con su energía y fuerza. Entonaron las melodías de su último disco “Les silenciades”, con las que hicieron vibrar al público. Con sus letras en valenciano y castellano consiguieron que ambas lenguas se fusionaran en una sola, la de “las olvidadas, las silenciadas, anónimas, las que no son escuchadas”. Mireia y Natàlia con sus reivindicativas voces y Joan como DJ emocionaron a los asistentes y les animaron a levantar voces, puños y, también, corazones.

1

Con el anochecer salió a escena el siguiente grupo, VaDeBo. De repente, había casi más músicos que escenario, quienes lanzaron buen rollo como bombas sobre la arena en la que saltaba el público. Dos guitarras, un teclado, una batería, un bajo, un DJ y dos vocalistas dando la nota a unísono, que no dejaron que ningún asistente parase de botar.

Los valencianos dejaron la noche del viernes perfecta para recibir a esos saltimbanquis que se hacen llamar Txarango. El grupo catalán agarró los corazones de todas las personas que se encontraban frente a ellos, y uno a uno fueron agitándolos hasta crear el cóctel perfecto: emoción, energía y felicidad. Cientos de narices rojas llegaron esa noche al cor de la terra, donde les regalaron con cada tema un trocito de su alma.

Fue magia lo que sucedió instantes antes de que los músicos entrasen a escena. Unas cuantas luces azules y el cartel enorme con la serigrafía de Txarango, el escenario vacío y cuando el público ya no podía tener más ganas sonó el inicio de su nuevo disco. “La música és el batec dels pobles, i amb nosaltres portem els seus camins. Obriu totes les portes. Benvinguts al cor de la terra” (la música es el latido de los pueblos, y con nosotros llevamos sus caminos. Abrid todas las puertas. Bienvenidos al corazón de la tierra) fueron los versos que una voz encerrada en un altavoz recitó a unísono con cada asistente. Y tras ese momento mágico, comenzó el espectáculo.

Los músicos salieron de dos en dos hasta completar el aforo del escenario no sólo de personas, sino también de un ambiente increíble que contagió hasta las afueras del recinto. Con los ojos brillantes, sonrisas permanentes y una calidad artística inmejorable fueron trascurriendo las canciones sin dejar ningún álbum en el tintero. Comenzaron dando voz a las ganas de cambiar el mundo con Resiste y grita, el himno de los campos de refugiados que compusieron en Nablues (Palestina) con Eko Project.

2

Uno de los momentos más especiales llegó cuando de repente los saltos y la juerga frenó en seco y todos los componentes del grupo se sentaron al borde del escenario. El público sacó sus móviles y encendieron las linternas: en conjunto parecían un montón de estrellas que alumbraban el escenario. Sin apenas instrumentos entonaron Quan tot s’enlaira, una de las canciones más conocidas y antiguas de la banda. Algunas lágrimas juraron haber tenido su momento de gloria entonces.

No obstante, el resto del concierto fue una gran fiesta en la que la gente no dejó de bailar, aplaudir y sonreír. Canciones como Una lluna a l’aigua o Music de carrer no permitieron a nadie tomar aliento. Y cuando las pulsaciones estaban a punto de hacer estallar corazones, llegó el final del concierto. Compta amb mi fue el tema escogido para arrancar las últimas sonrisas y emociones. Después, sólo una sensación y un recuerdo destacaba sobre los demás: por arte de música otro mundo había sido posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.