Teacher’s Band y Jazzodrom protagonizaron la noche del martes en Estival

El grupo instrumentista The Teacher’s Band abrió la séptima edición de conciertos de #EstivalCuenca17. Los conquenses comenzaron su actuación pasadas las 20:30 h., después de que los técnicos retirasen la carpa blanca que recubría el piano. El público disfrutó por partido doble. Primero por las vistas que ofrecía el escenario, directamente a la Hoz del Huécar, y segundo por el espectáculo.

La banda integrada por José Mencías al saxofón, José Ángel de Lerma al teclado, José Luis Bermejo a la guitarra, Pedro Miguel Valera a la batería y Periko Shaman al bajo, deleitaron a los presentes con un set list idóneo para la velada. Canciones como “Teachers Impulse”, “Spain” o “Tempus Fugit” sonaban en el Parador de Cuenca seduciendo a los asistentes. La sorpresa llegó cuando en los dos últimos temas “Gigantes y Cabezudos” y “Cuenca es Música”, el saxofón y el piano fueron sustituidos por la dulzaina, instrumento típico del municipio conquense Priego y con el que quisieron rendir especial homenaje a la tierra, al igual que con la canción “Cuenca es Música”, compuesta por ellos para el XX Aniversario de la Declaración de Cuenca como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

_DSC1044

Al finalizar el repertorio que tenían establecido, la gente pedía entre aplausos otra canción. Así, los maestros y profesores de música concluirían el concierto de forma muy emotiva dedicando el tema extra “La Fiesta” a Antonio, exprofesor de estos “Teacher’s” que tanta música les ha enseñado y que estaba allí presente. De este modo, entorno a las 21:50 h. finalizaba el concierto.

En el descanso y mientras se preparaba el grupo Jazzodrom, la organización del festival premiaba, junto con un representante de la Universidad de Castilla-La Mancha, a José García Pastor con el galardón UCLM Arestival2017.

Con esto, llegaba el turno de la banda austriaca Jazzodrom. Como su propio nombre indica, el grupo de jazz hacía disfrutar a todos aquellos que se acercaron al concierto con un estilo propio, con tintes teóricos y metodológicos del género de escuela. Con una estética dispar del batería, con gorra y camisa de estampados, rompía con la imagen tenue y clásica del grupo, con aires más modernos e indies.

_DSC1191

La seriedad que caracteriza a la gente del norte y la formalidad que les distingue, chocaba con la cercanía y afabilidad del público español. Así, los austriacos fueron diluyéndose con el paso de las canciones e integrándose en un ambiente más que ameno. De esta forma, después de la segunda canción el saxofonista, Andreas See, daba las buenas noches al público que se encontraba allí, disculpándose por hablar en inglés y prometiendo hablar en castellano en la siguiente edición. Asimismo, aprovechaba para presentar a sus compañeros sobre el escenario y animó al público a divertirse y a disfrutar de una noche extraordinaria. Junto al trompetista Gerd Rahstorfer, el batería Alex Phon, el pianista y teclista Martin Wöss y el bajista Christian Wendt, la banda combinó sonidos íntimos y reflexivos con toques derivados del funk y de otros perfiles del jazz. Además, antes de concluir la actuación, Andreas See dedicó una canción a sus dos hijos de 1 y 5 años, respetivamente. “Remember in Cuba” sería una de las canciones más especiales de la noche por su significado, ya que fue escrita por el pianista después de su viaje a Cuba. Del mismo modo, la velada concluiría de la forma más internacional posible con aplausos y agradecimientos entre la banda y el público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.