Petit Swing, el clasicismo musical del jazz

Hace unas semanas tuvimos el placer de entrevistar al grupo de jazz Petit Swing. Una banda formada por cuatro miembros (Jimena Villegas, José Luis Yubero, Rafael Pérez y Andrés Gabaldón) que, por unos días. dieron ritmo a la ciudad de Cuenca con su participación en el festival Cuenca Swing Festival”  que se celebró los días 26, 27 y 28 de mayo.

Una agrupación nacida en Cuenca (menos Jimena, la viola, que nació en Argentina) que ama la música, odia madrugar y cuyas referencias musicales vienen determinadas por los estilos de la música clásica, los Beatles, Radiohead o Silvio Rodríguez.

¿Cómo recordáis los inicios en el mundo de la música? y ¿por qué decidisteis adentraros en esta aventura?

A- Yo creo que los tres comenzamos tocando con amigos. Empezamos con la guitarra y más adelante seguimos con estudios más formales.

J-Mi primer concierto lo hice con él. Y luego no hemos vuelto a tocar juntos hasta que formamos Petit Swing. Yo siempre he tocado la guitarra para pop o rock. Nunca he tocado jazz. Fue más tarde cuando me picaron ellos. Empecé a escuchar jazz y así me liaron a tocar gypsy jazz.

J- Yo nací en Argentina, pero después me fui a Venezuela y empecé en el sistema de orquestas juveniles de allí. Vine a España a estudiar música clásica, me gradué. Ahora soy profesora en un conservatorio como trabajo oficial. Pero una vez fui a un bar que se llamaba El círculo, donde iba a realizarse una jam session y me enamoré de esta música.

Actualmente, ¿vivís de la música? ¿Lo veis posible a largo plazo?

J- Yo tengo este proyecto y poco más. No lo considero posible, simplemente lo hago y lo llevo a acabo junto a mi trabajo.

R- Yo malvivo de la música desde hace ya 15 años. Pero vivo. Es difícil, pero se puede considerar.

A- A mí siempre me hubiera gustado. La vida me llevó a otros lugares. Siempre me gustaría, pero ahora mismo no lo hago.

J- Yo vivo entre comillas de la música porque doy clase. Los propios compositores clásicos, lo que le daba “la papa” por así decirlo, lo que le daba de comer, no era la música. Rossini por ejemplo era cocinero. Luego los grandes románticos después de Beethoven también tuvieron que trabajar de otra cosa a parte de la música. Es algo difícil. Incluso los que van de gira por ahí tienen que sacrificar mucho a cambio de vivir de ello.

¿Qué influencias musicales tomáis como referencia?

R- En esencia tomamos el jazz clásico y sobre todo la música de Django Reinhardt. Él es el que inventó este estilo. Lo inventó él y lo hizo tan perfecto que así se quedó. Igualmente, no somos puristas. Eso sí, si hacemos un bolero, lo hacemos como lo hacía él. Jimena -que viene del mundo clásico- ha adaptado temas de donde viene él.

J- Yo trato de traerlos a mi lado y creo que en ese ir y venir es donde se define nuestro sonido.

_DSC0391

¿Os está costando haceros un hueco en el mundo de la música?

R- Más que costarnos creo que es por falta de tiempo. Tenemos que hacer otras cosas, aunque nos llamen.

A- Normalmente los grupos tienen que buscar conciertos y aquí es a nosotros a los que nos llaman. Es un placer tocar y ver cómo baila la gente.

¿Cómo definís vuestro sonido?

J- Has dado en el clavo con esa pregunta. Yo vengo de lo clásico y siempre toco en acústico y el tema de los amplificadores y cables lo llevo fatal, la verdad. Yo preferiría hacer a veces las cosas más en acústico que en amplificado. Entiendo que, en momentos como el de hoy, hace falta una amplificación. No odio lo electrónico, de hecho, adoro el electro swing. Tengo un conflicto con ese tema.

¿Cuál es vuestro proceso creativo?

A- Es un proceso creativo constante. Tienes que trabajarlo en casa para que luego en el concierto funcione. Escuchamos música de diferentes estilos, nos enamoramos de un tema y obligamos a los demás que lo toquen (risas)

R- Sí, es así. Coges un tema que te gusta, lo amoldas para el directo y cuando lo tenemos ya todo fijo lo volvemos a cambiar (risas). Ahí está la gracia de la música, que cada vez que subas al escenario la esencia sea la misma pero que puedas cambiar el tempo o los elementos que quieras según lo que sientas tocando. Tenemos que sorprendernos a nosotros mismos y sorprender a la audiencia para que el tema este vivo.

J- Tenemos que adaptar el espectáculo a veces. Una vez fuimos a un concierto y el público estaba lleno de niños porque los padres se pensaban que era algo para los pequeños. Entonces tuvimos que amoldar lo que teníamos y estábamos hablando con los niños y demás. Hay un grupo que se llama Petit Pop y lo confundieron con nuestro nombre.

¿Pensáis que CLM favorece la creación de grupos/bandas o cantautores? Si es que no, ¿cómo pensáis que podría mejorar esto?

A- Yo he tocado con un grupo de rock durante bastante tiempo y me acuerdo que antes la junta hacia un concurso anual de jóvenes artistas. No sólo se eliminó con la crisis, sino que se dejó de contratar por parte del propio ayuntamiento. Por lo tanto, ahora vivimos en un momento tan delicado… ¿Cómo suben los grupos? ¿Cómo crecen? Tocando. Y si hay pocos conciertos la cosa no es posible.

J- No todo es negativo. Yo vengo de un país en el que siempre ha habido pobreza, entonces España siempre me ha parecido super abundante. Yo creo que con las crisis sale la creatividad y aparecen estos festivales de swing. Son alternativas a las cosas oficiales que hay.

¿El gobierno de CLM destina algún tipo de ayuda para fomentar la música tanto en la región como a nivel nacional?

A- Nosotros estamos apuntados al grupo Talía. Algún concierto sale bien parado.¿A qué se debe el nombre artístico Petit Swing?

J- Pues porque suena como los yogures (risas). Es un mal chiste, pero es así. Como en España no hay mucha cultura de música pues le tienes que poner el apellido jazz,  swing o algo por el estilo…

_DSC0446

¿Dónde os conocisteis? ¿Cómo nació el grupo?

A- Nosotros tres del instituto. Nos encontramos en El círculo, en una jam session que ahora hacemos en Los Clásicos -con Jimena también- una vez al mes. Nos conocíamos desde hace muchos años, pero la jamm session ha sido como la que nos ha unificado. Nosotros y unos cuantos grupos más.

Petit Swing se mueve entre el swing francés y el swing manouche, aunque también podemos escuchar pinceladas de música clásica y de rumba. ¿Por qué esta variedad de estilos? ¿Pensáis que este estilo puede ser una ventaja a la hora de daros a conocer?

A- Primero porque nos gusta, por eso lo hacemos. En realidad, es lo que te digo antes, Djando Reinhardt hacía rumbas, hacía boleros, hacía vals, hacía música clásica… pero tampoco estamos haciendo nada diferente. Él ya hacía esto. Igual escuchaba a un buen músico que le gustaba y le imitaba a su estilo cuando volvía. Yo creo que la variedad de estilos se agradece para que se refresque el oído. Igual que cambiar de velocidades y demás…

Investigando sobre vuestro grupo hemos encontrado un grupo gallego con el mismo nombre, ¿para cuándo una colaboración?

R- (Risas) Pues creemos que hay otro que se llama igual en Málaga. Oye pues nos encantaría una colaboración. Por nosotros, fantástico. Podemos hacer un festival y juntarnos todos. Ojalá coincidamos en algún sitio.

¿Qué metas tiene Petit Swing?

J- Hoy hay concierto, después ya veremos (risas).

J- A mí una cosa que me gustaría, que ya he dejado de decir por pesado, es grabar un CD. Por una parte, para venderlo en los conciertos y por otra por tenerlo físicamente.

R- Yo he cogido cariño a este estilo y espero seguir mucho tiempo si ellos aguantan también.

J- Si nos aguantamos (risas)

R- Nos gustaría dejar claro que el jazz no tiene por qué ser para gente que sabe, como algo tedioso, que lo hay, pero principalmente este género se hizo para pasarlo bien y para bailar.

J-La música siempre fue un acompañamiento a algo. Para comer, para bailar… Siempre se creó para acompañar un momento.

Tres palabras que describan a Petit Swing

Amistad, diversión y crecer.

_DSC0437

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *