El Barrilete Cósmico: el rock garrapatero de La Mancha

Cuando hablamos de “El Barrilete Cósmico” no estamos hablando de fútbol. Hoy hablaremos del grupo albaceteño que toma el mismo nombre que el apodo del futbolista argentino para saber un poco más de Donate, Frasko, Xarly, Koko y Padi. Y sí, nos tomamos el derecho a llamarles por sus apodos porque demuestran que son gente cercana.

El grupo, compuesto por componentes de entre los 27 y 34 años, se dispersa por diversas localizaciones de La Mancha; Albacete, Chinchilla y Peñas de San Pedro. Sus estudios van desde hostelería o arquitecto técnico hasta los estudios más esenciales e imprescindibles, que son “los de la vida”.

Les encanta merodear bares, la música y el deporte, que no se diga. Por el contrario, odian el reggaetón y los pelos de gatos. Son así de random. De niño soñaban con la típica caída eterna al vacío y con los pilotos de motos.

En cuanto a gustos musicales, la agrupación bebe de Buenas noches rose y su álbum La danza de araña, los clásicos AC/DC , Angus Young o Cañita Brava. No nos hacemos responsables de sus declaraciones. Aman los bocatas de panceta, ver cine y series y si no se dedicasen a la música serían asesores, aparejadores o el mítico protagonista de Transporter.

may 06 2017DSC00025
Fotografía: José Luis Pina

Pero, ¿por qué el nombre de “El Barrilete Cósmico”? “Un día mi primo y yo que empezamos a tocar solos -que no está aquí ahora- y me vino el nombre a la cabeza y le llamé y le dije ¡-tío! ¿qué te parece el nombre? Pues suena de puta madre, y así se quedó. Luego también el Barrilete Cósmico en Argentina se lo decían a Maradona, entonces apoyándonos en eso, pues molaba. Luego encontramos a éste (señala a Koko) y la talla es igual -risas- porque de anchura es igual y con el bajo corre igual por la banda -risas-  entonces blanco y en botella”.

La banda comenzó entre conversaciones de amigos y entre engaños piadosos. “Empezamos mi primo y yo en su casa, luego nos cambiamos a un local en las Peñas, y ya inmediatamente dijimos, ¡coño, estamos tocando los dos, vamos a coger a gente y formar un grupo! Y ya cogimos al sinverguenza este (refiriéndose a Xarly) y a este le engañe (Koko) para que tocara el bajo porque tocaba la guitarra, porque dije, ¡yo a este le quiero en mi equipo!”.

“El Barrilete Cósmico”, en un principio, versionaba temas clásicos de grupos como The Doors o los Creedence, aunque más tarde la agrupación manchega decidió crear sus propias composiciones. “Al final salieron solos. Empezamos a hacer algún temilla, y nos gustaba como iba la cosa y de ahí decidimos apretar un poco y hacer temas propios”.

3
Fotografía: José Luis Pina

Su estilo, autodeterminado como “rock garrapatero”, bebe directamente de rock clásico influenciado por vertientes del swing, blues y funk. “Nosotros tenemos un problema y es que cómo no sabíamos cómo definirnos, al final nos definimos nosotros mismos como garrapateros”.

Los músicos todavía no llegan a vivir de la música y recalcan la problemática y la dificultad de este tema. “Yo conozco a gente que vive de la música, pero al final, malvive de la música. A lo mejor el verano se le da bien porque está en una orquesta o algo de eso, pero luego en invierno que si con clases particulares, un poquito de aquí un poco de allá…”.

“Siempre cuesta. A nivel provincial ya estamos dando un pequeño salto, ya se va conociendo un poco el nombre. Pero cuesta sobre todo salir fuera, sacar el nombre fuera, cuesta mucho”.

Piensan que Castilla-La Mancha no es peor de los sitios para comenzar la andadura musical, aunque ciertos miembros de la agrupación reconocen que tampoco facilitan las cosas. “A la hora de poder tocar en salas ponen muchas pegas”.

“El tema de las salas es por los decibelios, que hay ciertas normas, y tienen que acabar a las doce de la noche. Y eso es un problema grande, porque si tocan dos grupos, uno tiene que empezar a las nueve y media, y en España, pues la cena de los sábados nadie la perdona. Y si acaba a las once y media… Y al final con el tema de los horarios… pues es un problema. Y ahora que se acerca el verano hay un cúmulo de cosas en Albacete. Por ejemplo, hoy es el Cromaday, aquí tocamos nosotros, en el Tomys hay otro. Pero por otro lado, también hay iniciativas como El Memorial de Alberto Cano, en el que los grupos se pueden presentar”.

1
Fotografía: José Luis Pina

Describen su proceso creativo como una inspiración cotidiana de las historias del día a día. “La mayoría de las letras las ha compuesto el otro guitarrista que falta (Petocho) y entonces al final salen esas cosas, hay una canción que se la hice yo “Sonámbulo meón”, porque es una historia verídica suya”.

Un género americano con letras en español que ellos mismos reconocen que la causa de esta anomalía es el simple hecho de no saber inglés. Sinceridad y modestia, ante todo.

“Boomerang”, su primer EP, consta de seis canciones y media. Distribuido por plataformas digitales como Spotify o Bandcamp. “Decidimos subirlo a internet y ponerlo en el mayor número de plataformas posibles. Para poder moverte tienes que tener como una carta de presentación, que es lo que hicimos con la grabación del disco”.

Eligieron desarrollar el videoclip acerca de su mayor éxito, “A mí me gusta mi pijama”, porque según la agrupación “lo hicimos de esa canción porque es la que le gusta a todo el mundo, la que más se sabe la gente. Y dijimos que era la indicada para promocionarla, pero que el videoclip no tiene sentido ninguno, como nosotros”.

En su estilo podemos ver rasgos de ironía y gustos de cine. “Salen solas, somos así, no es premeditado, es todo sobre la marcha, el grupo siempre lo enfocamos a la diversión y al cachondeo, pero luego tocamos serio y al final todo sale así”.

Actualmente trabajan en desarrollar nuevos proyectos. “Estamos haciendo con “Bebiendo queroseno” que hemos grabado la intro de la canción, que está hecha en dos partes.  El disco son ocho canciones, aunque dos son introducciones, una “Cernícalo de la montaña” y la otra “Bebiendo queroseno”. Ésta última hemos grabado videoclip pero lo hemos tenido que parar porque para cuadrarnos fechas y demás lo tenemos complicado”.

5
Fotografía: José Luis Pina

Un grupo que se relaja antes de los conciertos inflando globos, bebiendo cerveza y abrazándose entre si. A la hora de preguntarles por los festivales en los que les gustaría colaborar nos destacan “Cazorla Blues, en el Rok in rio, y allá donde vaya Camela”.

Destacan la importancia de las redes sociales hoy en día en la escena musical y reconocen que “hoy en día se mueve todo por ahí. Es la ventana del mundo. Menos para él -refiriendose a Donate- que vive en el bosque con su perro y solo baja a ensayar una vez a la semana con el Barrilete”.

“El Barrilete Cósmico” nos ofrece, además de rock garrapetero, un espéctaculo dentro y fuera del escenario. Una situación bien definida por las tres últimas palabras que nos ofrecen y que, según ellos, recogen la esencia del grupo; Rock, fiesta y garrapatero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *