Cagey Beast: en busca del camino a casa

Durante la pasada Fiesta de la Primavera, celebrada en Cuenca el  27 de mayo, en el parque de Santa Ana de la ciudad, muy cerca del escenario donde acababan de tocar, nos encontramos con uno de esos grupos que llaman la atención sin haberlos escuchado, de marcadas personalidades, sentados en uno de los bancos mientras la calurosa tarde parecía no terminar. Cuatro jóvenes de 20 a 22 años, que responden al nombre de Cagey Beast, un conjunto de gran proyección que, con ciertos aires Flower Power sesenteros con la psicodelia incluida, se declaran hipersensibles, pasionales pero con el alma en la Tierra.

Luis, a la voz, Jorge, con su pelazo y guitarra, Manu, con sus cómics y baquetas y Pilar Cuadrado al bajo, y se inscribe la última, pero con apellido, porque todo el mundo conoce a Pilar Cuadrado, como bien reconocen sus compañeros, Pi “al Cuadrado” de nombre artístico. Entre ellos, un diseñador de aplicaciones web, estudiantes de informática y musicología y otros que beben en alguna ocasión. A Jorge le gusta la paella y odia las lentejas. A Luis le apasionan los días lluviosos y aborrece las cremas de cualquier verdura u hortaliza. Pilar adora a la gente apasionada y no se fía de los números pares. Sus ídolos: The Clarks para Manu, los Red Hot Chilli Peppers para Jorge, Living Legends para Luis, y Silvia Pérez Cruz para Pilar.

Aficionados a escribir, a la poesía, a trabajar de camareros o, simplemente, ser comunistas. Lloraron la muerte de Leonard Cohen y de Chris Cornell, el BBK o la Ópera de Milán entre sus escenarios más codiciados. No tiene el ego en Saturno, pero se muestran optimistas ante la idea de ser referencia en la música aunque sea sólo por ideas. Hacen temas propios, de momento, y reconocen que eso está bien ante todo porque “si te equivocas, nadie se dará cuenta”, como comenta el batería.

DSC_0467.jpg

La música como hilo conductor de la vida, el epicentro del encuentro entre personas con un interés común: “el mundo necesita arte y nosotros necesitamos también eso”, así nos habla Pilar sobre la razón de formar un grupo. Refugiarse de lo gris en las notas junto a un conjunto de gente que se entiende, así nace Cagey Beast: “Get Home”, como dice uno de sus temas, dejar tu casa y viceversa.

El corazón, la fuerza y las ganas, al unísono, como método de conseguir una posible vida dedicada a la música. Del futuro querrían llegar al ’72, pero como ya está prohibido se conforman con el 2070, a ser posible con un presidente gay, como dice entre risas el guitarrista Jorge. Y aunque Los Planetas sean para ellos como Teruel, tienen a los Red Hot Chilli Peppers como referencia, además de darle mucha importancia a las voces, pese a que la crítica opine lo contrario. El guitarrista es de rock, la bajista de flamenco y el cantante, según sus compañeros, es sencillamente deprimente: “Nadie me entiende, bromean metiéndose con Luis”, dice el vocalista entre risas. Y así son, de ideas claras y fijas y con mucho humor.

DSC_0511.jpg

En el proceso creativo participan los cuatro, improvisan y graban: “por ejemplo, para Let Home estaba yo en Madrid y cogí la guitarra eléctrica de mi hermano que suena a culo, toqué tres acordes e hice la letra en un momento. Con Pilar hemos escrito letras juntos, Jorge también tiene un proyecto en el que escribe letras, Manu también escribe letras y me ayuda a mí con muchas rimas”, nos cuenta el vocalista Luis. Tampoco se cierra a  ningún estilo musical, sino una buena mezcla de todos aquellos que les gustan y así lo remarca Pilar: “Yo no hablaría de estilos, yo no clasificaría. Es como que si existiera un término que definiera que tú coges un sentimiento, un momento o una sensación y le pones música. Ese sería nuestro estilo.”

Un grupo que además se declara feminista y eso se nota en las formas sin que si quiera se pregunte, “ójala haya más chicas músicas”, comenta Jorge a lo que añade sin pensar: “en nuestro ambiente da pena. Da miedo y ya me callo. En Cuenca de cinco bandas con una media de cuatro componentes, los cuatro son chicos.” Algo que, venga de donde venga, saben que hay que cambiar: “Y tú no eres chica y no lo has vivido pero hoy yo he llegado (al concurso de maquetas) y a mí nadie me ha pedido opinión. Osea, yo llego y digo: esto tienes que hacerlo así y el técnico  os ha preguntado a vosotros, y yo… te lo estoy diciendo. ¿Me explico? Es así, los hombres tenéis voz y nosotras no.” Le remarca Pilar a su compañero después de un contundente “Somos un grupo feminista, tenerlo en cuenta”.

DSC_0509

Creen que iniciativas como la del concurso de bandas Radio Kolor son buenas ayudas para grupos emergentes, que no sólo te deja dar un concierto sino que premia con grabar una maqueta, aunque opinan que en España en general se fomenta muy poco la música: “Llevo un tiempo viviendo Cuenca- Madrid y en Madrid tampoco es que sea el edén pero los barrios fomentan concursos musicales. Es hora de que el Estado nos ampare. Los músicos somos la última mierda del mundo y ya es hora de que dejemos de ser autónomos y empecemos a ser músicos de verdad”, nos comenta Jorge ante el júbilo de sus compañeros.

Cansados de que se tome su profesión como hobby, estos jóvenes critican que bandas más o menos asentadas y que estén viviendo en parte de su música, tengan que tener un apoyo más grande para subsistir: “Hace poco dio una charla el guitarrista de Corizonas (unión de Arizona Baby y Los Coronas), un señor que lleva dando música toda la vida, y dijo “no hay hueco, no hay hueco para vosotros”. Y es un señor que disfruté un montón de su charla  y me parece una persona súper inteligente pero creo que está equivocado. Si no hay hueco, cogemos un hacha y lo hacemos”, finaliza Jorge.

DSC_0453.jpg

Un grupo de corta carrera que, sin embargo, lo hace de forma muy intensa. Debutaron en el Pub Los Clásicos de Cuenca a principios de febrero: “Los Clásicos son familia ya que siempre hacemos jam session allí. Los camareros nos tratan genial, somos amigos, es como estar en casa. Aunque parezca que no, la banda lleva más andadura. Yo actúo en solitario y allí los chicos y yo ya estábamos haciendo música, así que les pedí a ver si podíamos hacer algo. Hicimos como 6-7 canciones y fue corto pero intenso,” nos cuenta la bajista. Además, en mayo estrenaron su maqueta To Find a Way Home, que por supuesto presentaron al concurso de Radio Kolor, un trabajo de tres temas con los que la banda no sólo quiere darse a conocer sino enfrentarse a ellos mismos o “matar el ego”, como puntualiza Jorge. En cuanto al crowfunding que ellos mismos utilizan en su Bandcamp, con una aportación mínima de 2 € para quien desee descargar su disco, creen que es necesario para que la gente comprenda que es un trabajo: “En España estamos muy acostumbrados a la cultura de lo gratis”, remarca Manu.

Agradecen a Radio Kolor la oportunidad de tocar y darse a conocer gracias al concurso, y a pesar de que tenían los votos del público a su favor, reconocen que fue complicado llevar a cabo un trabajo del que quedarse satisfecho, como nos comenta Jorge: “Me sentía un poco mal porque llevábamos un gran trabajo a la hora de componer y yo hice un trabajo horrible a la hora de la producción y escuchaba a las otras bandas y decía: joder… suenan bien”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.