River Crow: la unión del Metal

Chema, Daniel y David -incorporado recientemente como vocalista- componen River Crow, les acompaña su amigo Jose, que debutó como batería en la primera edición del Festival Metal Infest. El grupo, formado por componentes entre los 21 y 25 años, originarios ciudarrealeños. Sus estudios van desde publicidad, grado de guitarra eléctrica, grado superior en turismo, bachiller hasta técnico de sonido.

Les apasiona todo lo que engloba la música, sobre todo si lo comparten juntos, viajar y conocer sitios gracias la banda son otras de sus pasiones, como nos confesó Daniel “Conocer sitios gracias a estar en una banda. Tocar con los amigos, puede que llegues a algo o no, pero al menos estás con ellos”.

Por otro lado, odian la falta de humildad que existe a veces en el mundo de la música. Como nos contó Chema “Creo que es con lo peor que nos hemos encontrado, porque que te venga alguien como el de los Iron Maiden… pues bueno, pero otro que está como tú empezando y que vayan con una prepotencia… creyendo que están por encima tuya, es lo peor que nos hemos encontrado”. Alguien tenía que decirlo, Daniel no desaprovechó la oportunidad y nos confesó entre risas que odia los ensayos a las 4 de la tarde.

Creen que es difícil tener una afición a parte de la música, aun así, les encanta desconectar en el campo, con la huerta y las gallinas, especialmente a Chema. Retomar el teatro, los videojuegos y el deporte, son otras de ellas.

DSC_0110.jpg

Pero, ¿por qué River Crow? “Empezamos a hacer tormentas de ideas con los nombres, y encontrábamos alguno que nos gustaba, y ya estaba pillado, encontrábamos otro, y era una marca de X cosa, y es importante que el nombre no esté cogido, para que la gente te encuentre antes en internet. Y ya está,no tiene más misterio -risas-” nos cuenta Chema. 

La banda empezó a interesarse por el mundo de la música por diversos motivos. Chema, nos confiesa que la culpa por su pasión se debe a su padre “desde muy pequeño a mi padre le encanta la música rock, y empece a escuchar mas música, y me regalaron una acústica, y así empece, luego las clases…. ha sido todo muy progresivo y es todo más profundo pero tengo que sintetizarlo -risas-“.

David, el multitarea musical, nos cuenta que empezó dando clases, y ya no pudo parar. “Empecé dando clases de batería, luego vi en mi casa que tenia una guitarra y empecé con la guitarra, en un grupo faltaba un bajó y empecé con el bajo también. Y al final acabé de vocalista -risas- Ha sido todo muy muy progresivo”.

Daniel y Jose culpan a Chema de interesarse por los grupos rockeros y metaleros, ya que se conocen desde pequeños. “Fue a raíz de ellos, porque nos conocemos desde los 7 años. Ha sido una suerte que todos los amigos seamos del mismo rollo”. “Pues fue a raíz de conocer a Chema, y por eso porque nos gustaba más o menos lo mismo. Me compre unas baquetas y una caja sorda y aquí estamos y seguimos”.

El grupo bebe directamente de las influencias de las ramas del Shadow metal, heavy, rock entre los que destacan los grupos de Black Sabbath y Pantera, aunque luego a nivel particular tienen las suyas propias que luego el grupo se nutre y le da el toque que caracteriza a River Crow.

Los ciudarrealeños no viven aun de la música, pero es algo por lo que luchan día a día. Chema nos cuenta  “Yo lo estoy intentando y mucho. Sería lo que mas feliz me haría, me da igual de docencia, con el grupo, de músico de estudio de lo que fuera. Al final el que trabaja en lo que le gusta, no trabaja porque no hay nada mejor que saber que cada vez que te levantas vas a hacer lo que te gusta”. Todos asienten y piensan igual que su guitarrista, aunque confiesan que por mucha ilusión que les haga “la realidad hoy en día es la que es, y es muy difícil, pero para eso estamos aquí” nos confiesa Jose. 

DSC_0113

Piensan que habrá sitios peores que Castilla-La Mancha en cuanto al fomento de bandas emergentes, sobre todo si son del género rock-metal. Proponen que una de las soluciones sería ayudar a los grupos noveles a través de festivales. “Favorecer desde festivales creados para grupos emergentes. Porque al ayuntamiento no le supone un gran gasto alquilar un local, poner un técnico de sonido y hacer un festival con bandas locales, y si coges a 8-10 bandas locales, te va a ir mucha gente, porque esa gente, tiene muchos amigos y llenarán el sitio. Aunque esas bandas solo lleven a 20 personas cada una, estás hablando de que ya tienes unas 200 personas en el local metidas. Y ¿cuánto te ha costado eso a ti a nivel de ayuntamiento? Ponte que entre la sala y el técnico de sonido 400€ ¿no puede poner eso el ayuntamiento? y coger a las bandas y decirles mira pues os doy X dinero. Eso se incentiva poco y sería una buena solución”. 

También piensan que no se potencian a bandas emergentes de rock o estilos derivados debido a los esterotipos establecidos por la sociedad hacia este colectivo. “Hay una imagen asociada al rock y al metal, lo típico de siempre sexo drogas y rock & roll, y te tachan como drogadicto de que la lías, de que generas problemas, y no se incentiva como se debería”.

Nos ponen un ejemplo vivido expresamente por ellos. “El otro día fue el día de la música, y nos ofrecieron tocar, sin pagarnos. Primer problema, no vas y la gente que te pueda conocer ya no te conoce, pues al final vas. Tocamos y al día siguiente, llegaron muchísimas quejas al ayuntamiento, de que esa música no se debe tocar, que no es para niños,  que se había faltado el respeto a la ciudadanía… Yo me quedo con la que mas me ha marcado, a mi estos hippies con guitarra me parecen una falta de respeto”.

Tras desvelarnos su pequeña trampa -guiño, guiño- nos vemos obligados a reformular la pregunta. Endless Road son dos de sus canciones del su primer EP, que fueron regrabadas, tras la pequeña aclaración, nos cuenta Chema la evolución “a ver, si hay una evolución, hacia un poco más “pesado” metal sureño, antes era más suave”.

Entre risas de si las preguntas están bien -entre nosotros nos entendemos- les preguntamos a los ciudarrealeños por si tienen pensado grabar su primer LP y con qué sorprenderían al público, a lo que nos respondieron “sí, está perfectamente formulada -risas- la verdad es que sí, primero vamos a dejar que pase un poco el verano, y terminar de componer todos los temas. Nos gustaría grabar 10 temas. Y a partir de que empiece septiembre empezaremos nueva gira y con un crowdfunding para intentar poder grabarlo a finales de año.

DSC_0108

Una tarea pendiente para estos chicos es la creación de un videoclip. “Nos gustaría utilizar a la vez el LP, para publicar ya quizás uno o dos videoclips. Igual, por el hecho de que entre unas cosas y otras, vas teniendo muchos gastos y ahora también queremos comprar una furgo para poder viajar más lejos y demás, y no hemos podido ahorrar. Así que si con el dinero del crowdfunding, si se da bien y sobra algo de dinero, grabar por lo menos uno”.

El guitarrista, Chema, es el encargado de poner palabras a las canciones de River Crow, la inspiración, también depende del día y del momento en el que se encuentre.  “A la hora de inspirarme mil cosas. Hay días que estas cabreado, y escribes porque estas cabreado. Otros días porque se te ha ocurrido algo guay y sale algo muy chulo. Otras veces porque echas de menos a alguien, al final cada tema tiene su historia detrás. Es mas el trabajo constante, intentar cada día mejorar un poco”. 

Saben que pertenecer al género metal es complicado, aún así nos cuentan que su música está hecha para todo el mundo. “Va dirigida a todo aquel que quiera escucharla, es verdad que cuando vas a los conciertos viene gente más heavy, pero luego también te encuentras gente de todos los estilos, y quizás nunca había visto un concierto de metal y te dice que le ha encantado, y mola, porque al final conoces a gente de todos los planetas”.

Por curiosidad les preguntamos si tenían alguna manía antes de empezar un concierto, creíamos que no tendrían, pero nos sorprendieron. David nos confesó “Si yo si tengo manías. Tengo el juguete de una mascota que tenía, que falleció, y lo llevo siempre conmigo”. Chema empezó diciendo que no tenía ninguna, pero… “toco siempre con gorro, sino no se tocar -risas-. Tengo un duende debajo del gorro”. Daniel en un esplendor de sinceridad “No tengo, te subes y tocas -risas-“, por último el batería, Jose, entre risas también nos contó “Yo no tengo gran manías, calentar las muñecas. Prefiero no tener manías que luego te llevas amuletos raros (mira a David) -risas-“.

DSC_0100

Amantes de la música, su sueño sería tocar en el Festival Wacken. Les pusimos en la tesitura de si existiera Compact Cheese Festival, y nos confesaron que dejarían su sueño por tocar en nuestro festival. “Hombre antes que el Wacken, porque sabemos que no se ha hecho, y nos estábamos callando” nos dice Chema entre risas. 

Entre anécdotas de gallinas, pedidas de teléfono, los chicos de River Crow han quedado muy contentos con las preguntas de la entrevista, o por lo menos eso nos dicen.

El calor de Albacete empezaba a dejarnos respirar, pero el tiempo se nos acababa y los chicos tenían que irse a la sala, para posteriormente, deleitarnos con el conciertazo que se marcaron en el Metal Infest, un concierto en el que tenemos que añadir que dos componentes -David y Jose- solo tuvieron la oportunidad de ensayar dos días antes del evento.  Familia, Constancia y Pasión son las tres palabras que describe a este gran grupo ciudarrealeño.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *