Sonorama Ribera 2017: un XX Aniversario potencialmente infinito

El festival Sonorama Ribera es un punto de encuentro de la música nacional. Muchísimos grupos consagrados y otros en consolidación buscan tocar en una de las principales capitales del vino, gracias al Parque de Atracciones melómano, montado por Javier Ajenjo y su equipo. Sonorama Ribera 2017 llega a su XX Edición y no se ha descuidado el equilibrio entre bandas emergentes y los mayores revienta gargantas de la escena independiente.

Es el único festival del territorio nacional donde pueden aparecer sorpresas musicales de imprevisto o que los mejores conciertos (por el ambiente de la mítica Plaza del Trigo) son gratuitos y multitudinarios. No conozco ningún artista que no vea con orgullo su nombre en el cartel de Sonorama: es un estado de ánimo en sí mismo y una de las fechas más reconocidas de los festivales del interior de España, sino la que más (con permiso del histórico ViñaRock o el recién nacido Mad Cool).

Este año, por las calles y escenarios de Aranda de Duero ha pasado una nutrida representación de músicos de nuestra región, que han levantado el cemento del recinto ferial y los adoquines del centro histórico de la capital de la comarca ribereña. El jueves pudimos disfrutar en el escenario Desperados con los chicos de El Rincón de los Sueños (Villarrobledo) a los que se unieron a continuación los daimieleños de Shiva para delirio del público. Dos horas de concierto entre las arterias principales de Sonorama. Ambos grupos derrocharon ilusión bajo los focos. Por un lado, los chicos de Toño Caballero, consolidan Mi mejor casualidad desde 2015, ofreciendo un sonido fresco y actual, aunque también su público pide nuevas canciones que se sumen a sus himnos más conocidos como  “Táctico” e “Invencible”. Por otro lado, la fuerza de las guitarras y de la batería del power-trío de Ciudad Real -Shiva-, dieron muy buena imagen y consiguieron levantar al público con los ritmos frenéticos de su último disco de estudio Deus Ex Machina. Una delicia de puesta en escena de estas jóvenes bandas manchegas.

20170811_215426
                                                    Sonorama: Amor por la música. Fuente: Beatriz Jiménez Ludeña

 

El mayor problema para el público regional fue el solapamiento de horarios entre dos de las bandas que más están pegando en la escena independiente de Castilla-La Mancha y creciendo a pasos agigantados en el panorama nacional.  A la misma hora del viernes, los albaceteños de The Niftys (su opera prima Stoke the fire es digna de adquirirse en vinilo y suena demasiado bien para perdérselo. Recomendable la puesta en escena de “Doom and Gloom”), cerraban el escenario Desperados mientras que, a las 19:00 horas, eran los alcarreños de Yo, Estratosférico los que abrían fuego en la Carpa del Circo Meetin Arts. Ahora volveremos a ellos. Al tocar a la misma hora ambos grupos, el público tuvo que elegir desplazarse hacia el epicentro de la música o seguir deambulando por las calles burgalesas. Por último, los almanseños de Julieta 21 tuvieron el sábado un enorme protagonismo en un directo lleno de fuerza entre dos artistas que mueven mucho público de todo el panorama nacional (Kokoshca, que con su último proyecto, Algo real, que sigue ganando adeptos y Eladio y los Seres Queridos, que hicieron doblete como grupo y como parte del homenaje a los 20 años de Ok Computer de Radiohead, todo un reconocimiento a su carrera). El tercer disco, Alerta, de los de José Pérez suena muy bien en directo y la interpretación en vivo de temas como “Me están buscando” o de “Antiestática” fueron y es un acierto recomendable para adeptos y futuros seguidores en las próximas fechas del grupo (Festival Gigante, 01 y 02 de Septiembre de 2017)

IMG_6917
                                                                              Futurama Ribera 2017 – Fuente: José Miguel Peñas

No obstante, el tiempo era limitado y la posibilidad de hacer doblete a la misma hora (las fatídicas 19:00 h. del viernes) con uno de los alumnos aventajados y candidatos a dar un salto en el escalafón musical nacional, como es Tórtel (recomendable a más no poder), hizo que la opción elegida fuera ver a los chicos de Yo, Estratosférico en vivo. Los Manu, Jose, Diego y Óscar, están girando con su último disco Potencialmente Infinitos. Con éxito de crítica y público, aterrizaron en Aranda tras unos días de grabación previos de futuras canciones que  estrenarán en la primavera de 2018.

Hacer cola a la entrada de un festival nunca es agradable pero es fácil pulsar los gustos musicales del público preguntando o escuchando conversaciones. 10 minutos de cola y la gente se desperdigaba por el recinto ferial para ver a sus artistas favoritos en directo. Una gran masa se lanzaba a ver los primeros compases del grupo de Jorge Pérez y Joaquín Pascual mientras que, un nutrido grupo de jóvenes venidos de toda España (Valencia, Andalucía, Navarra) con sus camisetas de Yo, Estratosférico se movían rápido hacia la carpa de circo del Meetin Arts para no perderse nada del directo. Con José Salcedo, -el vocalista- enrregaba toda su potencia de voz junto al público, que le arropaba a los pies del escenario, lugar donde pasaría casi todo el concierto. Muchas caras conocidas, muchos amigos de Guadalajara que querían estar presentes y muchos más desconocidos que tarareaban las canciones.

IMG_6842
               José Salcedo a las voces (i) y Diego Pérez en la guitarra (d) – Fuente: José Miguel Peñas

“¡Motín!” “Mal de Altura” y “Vive lejos muere cerca” sonaban entre la locura del público, mezclando sus principales temas “Noche de Reyes” o “Reikiavik”, incluso con su último sencillo “Nautilus”. Óscar y Diego se divertían tocando juntos, por separado, tuvieron espacio para sus solos, jugaban con el público y cambiaban voces y caras. ¡Todo un espectáculo!

Entre la multitud, podía percibirse que el grupo disfrutaba cuando el público gritaba al unísono “¡Escenario Principal!” según se acercaba la hora final del concierto. Manu -el batería- mira todo desde las alturas, baquetas en mano y comienzan a sonar temas clásicos de su anterior LP Japones hablado que no ha perdido esencia y que, como el buen vino, gana con el tiempo. Calor, sudor, emoción y gritos a ras de suelo. Entre voces, alguien preguntó por Iván Ferreiro y el grupo respondía cantando “Tacho tu nombre”.

IMG_6853
                                                                     Óscar Muñoz (bajo y coros) – Fuente: José Miguel Peñas

Al terminar del concierto se palpaban sonrisas por haber sido parte de la historia de Sonorama 2017. Yo, Estratosférico había sido el tercer grupo de Guadalajara que salta a sus carteles y el que más cerca de los principales focos ha tocado (con permiso de Dr. Sapo). Besos, lágrimas, satisfacción, sonrisas y ganas de tomarse una cerveza fueron palpables  tras los nervios de los últimos días. Ya todo había acabado. El gesto que resumía todo era ver a Diego Pérez punteando unos minutos después de finalizar el concierto con su habitual gorro negro. Todos queríamos más: grupo y publico. ¿Lo mejor? Aún quedan citas para disfrutar de un verano estratosférico. Mientras tanto, Aranda y Sonorama (no se puede desligar) fueron potencialmente infinitas por una hora.

 

Realizado por: JoseMi Peñas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *