Sabías a Lo Que Venías y Kike San: crónica de una noche en la que los sueños se hicieron realidad

Con un mes de octubre perecedero en el tiempo con temperaturas que recuerdan más a los meses de verano, seguimos con nuestra ruta de entrevistas, actuaciones y festivales antes del día de la Hispanidad. De esta manera, el pasado miércoles 11 de octubre nos dirigimos hacia Toledo para disfrutar de los conciertos que ofrecieron primeramente Kike San y en segundo lugar, Sabías a Lo Que Venías.

Después de las entrevistas previas que les hicimos a ambos -que próximamente podréis leer en nuestra web-, el evento comenzaría pasadas las 22:10h en la mítica Sala Los Clásicos.

En primer lugar saldría al escenario Kike Sánchez, conocido musicalmente como Kike San. El cantautor toledano aparecía vestido de modo informal pero a la vez elegante -con una camisa única que dejaba ver en la espalda una cerveza en la que ponía “Kike San, 1992”, regalo estrella de una amiga diseñadora-. Junto a él aparecería su amigo y compañero, Poty, al mando de la percusión.

Kike San y Poty sobre el escenario de Los Clásicos

Así, con los temas pertenecientes a su proyecto El Duelo cantaría “Negación”, “Ira”, “Negociación”, “Depresión” y “Aceptación”. De esta forma y con el paso de cada una de las canciones, el público iba entrando en calor y conectando con el artista en cada una de sus letras, que dejaban entrever los sentimientos y vivencias del joven compositor. Entre agradecimientos y aplausos, Kike San concluía su concierto para dar paso a Sabías a Lo Que Venías.

Entre los asistentes podían percibirse el centenar de personas y se encontraban amigos y familiares de los artistas que se habían acercado a disfrutar de una noche mágica.

Pasadas las 23:15h llegaba el turno de Sabías a Lo Que Venías y entretanto nos movíamos por la sala -con doble planta y terraza interior incluida- para conseguir un hueco donde obtener un ángulo óptimo o medianamente decente para los fotografías, ya que el recinto iba llenándose y cada vez era más complicado moverse.

Raúl, componente de Sabías a Lo Que Venías sobre el escenario de Los Clásicos

Asimismo, el quinteto formado por Carlos, Raúl, Diego, Raúl y Sergio -este último ha sido la nueva incorporación del grupo- aparecía en el escenario y comenzaba con los primeros acordes de “Despierto”, una de sus 2 canciones grabadas en estudio.

Éste era el primer concierto que ofrecían y desde el principio dieron las gracias a todas y cada una de las personas que estaban allí. Seguidamente continuaron con canciones como “Voy a pasármelo bien”, “Para bailar la bamba”, “Nancy Superstar”, “Eternidad” -donde Raúl interpretó el tema con el acordeón-, “Salta”, “Memoria”, “Cara o Cruz” o “Las Chicas son Guerreras”.

Cuando se acercaba el final del concierto, el público gritaba: “no estamos solos, falta Maribel”, nombre que da título al segundo tema del grupo.

Ahora y como ya había hecho antes con Kike San, el músico y cantante toledano Kike Calzada volvía a subir al escenario -guitarra en mano-, para tocar y cantar “Hace Calor”, canción más que conocida de Los Rodríguez.

Sabías a Lo Que Venías sobre el escenario de Los Clásicos

Llegaba la hora de presentar a la banda y entre aplausos, Carlos -voz y cuerda- lo hacía entregado a sus compañeros. Entre risas y cachondeo, Raúl -voz y cuerda- confesaba que Carlos se iba a casar y su novia, que estaba presente con familiares del artista procedentes de Talavera de la Reina y Madrid, se acercó entre los vítores del público para besarle.

El concierto estaba a punto de terminar. Con los asistentes más que metidos en el bolsillo, Sabías a Lo Que Venías culminaba su debut en directo con “Maribel” y donde Diego -teclados- se metió entre la multitud para bailar y cantar, arrastrado por la buena energía que se sentía bajo las tablas.

Así nos despedíamos de este recinto, de los artistas y de la Sala Los Clásicos, una sala única y llena de magia en pleno pulmón de Toledo que, estamos seguros que volveremos a visitar. Por último y para finalizar con esta crónica, queremos señalar una frase de Carlos, de (SALQV) que decía la siguiente: “las personas debemos tener paciencia para así llegar a la eternidad”, haciendo alusión al jefe de la sala por permitirles tocar allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.