Arreglos: el elemento desconocido

La figura del compositor ha estado presente en la música desde hace siglos, pero la figura del arreglista como entidad separada del compositor, es más joven. Dado que salvo para los pertenecientes al gremio, esta persona que es tan importante en la música, y sobre todo en la moderna, es bastante desconocido, tengo la intención de echar un poco de luz sobre el asunto.

Lo primero de todo: ¿qué es un arreglista?

Buscando la sencillez diremos que un arreglista es aquel que hace arreglos. Pero no es tan fácil. El concepto de arreglo tiene dos vertientes y los nombres no son reales, los pongo yo para explicarlo mejor:

  1. Arreglo de una obra. En este tipo de arreglo, lo que se hace es coger una obra ya existente como por ejemplo, el Preludio nº3 de Bach que se interpreta en el piano y adaptarlo para otro instrumento que no es en el que estaba pensando el compositor cuando componía la obra. Si por ejemplo el arreglista decide pasar esta obra a la guitarra, supone un trabajo para que la obra sea más o menos fiel a la original, ya que son instrumentos con timbres y técnicas distintas.
  2. Arreglo de adorno. Este arreglo se distingue del otro en el sentido de que no se realiza para cambiar una obra ya compuesta, si no que se utiliza para componer una nueva. Por ejemplo, si al componer tú tienes una serie de acordes que no te convencen y vas cambiándolos hasta que te gusta como suena, o incluso cuando encima de una guitarra rítmica oyes una melodía que acompaña la voz. Este arreglo aporta información a la obra y la hace más interesante.

Ahora que sabemos lo que es un arreglista y lo que hace, hablemos un poco de la importancia que tienen en el panorama musical actual. Ya centrándonos en la música moderna y más concretamente en España, desde mi punto de vista el arreglista es fundamental desde que aparece la figura del solista. Además estos artistas son muy importantes en la labor de estudio ya que, normalmente, son los que ponen la música a cantantes que no tiene esa capacidad creativa. Concretamente voy a hablaros de dos figuras del mundo del arreglo que personalmente encuentro muy interesantes:

Carlos Raya

Este músico es uno de los más importantes y valorados en el panorama nacional dado su increíble talento con la guitarra y con otros muchos instrumentos. Pero además se le valora por esa capacidad arreglística que tiene y dado esto, se le ha considerado como productor en varias ocasiones. Yo voy a enfocarme en su trabajo con Fito y Fitipaldis.

Hay una clara diferencia entre las guitarras que suenan en los discos de Fito antes y después del 2006. Este fue el año en el que Carlos comenzó a trabajar con Fito, y por supuesto, a meter arreglos de su propia cosecha. Estas son unas guitarras mejor ejecutadas y que potencian mucho más la armonía general del tema. El señor Raya es capaz de hacer que dos acordes de Fito suenen a la mejor sinfonía de Mozart. Y por supuesto, al ser un gran profesional de la guitarra, a la hora de grabar los discos y de tocar en directo, Carlos aporta un gran rango sonoro ya que tiene en cuenta una guitarra distinta para cada canción e, incluso, un amplificador específico para cada una de ellas. De esta manera, los arreglos que él mismo hace suenan perfectos independientemente de la canción.

Personalmente os recomiendo que escuchéis “Antes de que cuente diez” de Fito y Fitipaldis y pongáis especial atención en las guitarras y cómo de bien mete los arreglos.

Leiva

Este artista que tan productiva carrera musical ha tenido, aunque poca gente se pare a pensar en el mas allá de la fachada de artista pop que mueve masas, es muy buen compositor y además, muy buen arreglista. Podemos verlo en sus discos y en el ultimo álbum que ha compuesto para Joaquín Sabina, “Lo niego todo”.

Este artista es el claro ejemplo del compositor que compone para la canción. Viendo conciertos suyos en acústico y en directo con toda la banda, podemos ver que las mismas canciones son totalmente distintas. Eso es porque normalmente nuestro hombre compone con su guitarra acústica y luego hay una fase arreglística para que en el disco todo suene mas potente. No quiero decir mucho mas de este músico para incitaros a que lo analicéis vosotros mismos.

Os recomiendo que escuchéis ambas versiones de “Breaking Bad” y compareis los arreglos de la versión acústica con la versión eléctrica y juzguéis. Si os interesa ver cómo compone, echarle un vistazo a “Leiva: Road song DS3”, un documental en el que podéis conocer mas de cerca a un buen arreglista.

Dicho esto, espero que a partir de ahora se aprecia más la figura del arreglista. El trabajo de estas personas es la diferencia entre que un tema sea mejor que bueno.

Un saludo,

Jose.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.