Entrevista a Sabías a Lo Que Venías: el principio de algo grande

El pasado 11 de octubre nos desplazamos hasta Toledo para entrevistar y cubrir el primer concierto del grupo Sabías a Lo Que Venías. Así que pasadas las 17:30 horas y antes de la prueba de sonido, el quinteto nos concedió una entrevista. Un Nestea, tres Coca-Colas y una copa de melocotón sin alcohol serían la antesala de una charla más que interesante.

Raúl -batería-, Carlos -voz y cuerda- Raúl -voz y cuerda-, Sergio -cuerda- y Diego -teclado y coros- son las piezas que componen el puzzle de SALQV, una banda emergente nacida en la antigua capital de España.

25, 29, 26, 21 y 27 son los años que poseen respectivamente, según el orden de nombres establecido en el párrafo anterior. Nacidos en Toledo menos Carlos, en Talavera de la Reina, poseen los estudios de música, arquitectura, ingeniería, abogacía y arquitectura técnica aplicada a la enseñanza.

Con aficiones que van desde el cine y el baloncesto hasta ver series y salir de fiesta, les gusta el chocolate, los juegos de mesa, comer, las mujeres, escuchar música, la cerveza, el calimocho y los videojuegos. Odian las mentiras, a la gente que se pasa de graciosa, madrugar y quedarse en casa sin hacer nada.

De niños soñaban cosas tan dispares como ser un artista como The Rolling Stones, ser rico, otro idealizaba con poder construir un rascacielos, ser bombero o compaginar los trabajos en la Agencia Tributaria con el deporte -según Diego-, a las risas unánimes de todos sus compañeros y unas servidoras.

Entre sus discos favoritos salieron Thriller, -el disco más vendido de la historia del mítico rey del pop, Michael Jackson-, Coratge de Obrint Pas, A pelo de Platero y Tú en directo, La Deriva de Vetusta Morla y el primer disco del grupo madrileño Pereza llamado así, Pereza. De igual forma, sus canciones preferidas son “Imagine” de John Lennon, “Al cantar” de Platero y Tú, “Tu avalancha” de Desakato y “Mr Brightside” de The Kooks.

¿Un artista? La elección es rápida. Leiva, Kutxi Romero, Fito Cabrales, (Pepo) de Desakato y Pereza “con Leiva y Rubén al mando”, dice Carlos.

Asimismo, a la pregunta de ¿si no te dedicases a la música, serías…? Raúl, el batería, responde: “trabajo en otros grupos y bandas y al fin y al cabo, la música es parte de mi vida profesional”. Sin embargo para el resto, la música es una afición y la sienten así. Según Carlos: “los demás tenemos nuestros estudios y trabajos a parte y lo de tocar sería más una afición, al menos por ahora”.

SALQV, la ilusión de un proyecto de amigos

Sabías a Lo Que Venías nace de varias intentonas entre Carlos y Raúl -voz-. Al principio eran Raúl, Carlos y Diego, -amigos desde la niñez- y quedaban a hacer ruido del malo. Pero según Diego y casualidades de la vida: “al final conocimos a Raúl, el batería y el grupo se constituyó”.

Como cualquier historia que puede suceder en la vida de las personas, Raúl, el vocalista, nos contaba: “me fui a Oporto en un coche con tres personas desconocidas y por ese entonces aún no teníamos batería. Así, hablando con una de las chicas que iban en el vehículo me dijo: yo conozco a un chico de mi pueblo que toca la batería y nos dio el contacto de Raúl”.

Por ello y según las palabras de Carlos: “el grupo comenzó a quedar con más asiduidad, a ensayar de forma más seria y a componer y crear nuestras propias canciones. Finalmente y para dejar compacto el proyecto fichamos a Sergio. Le dijimos que si le apetecía, le moló mucho la idea y la verdad que le ha dado un toque de calidad al grupo bastante importante”.

De izquierda a derecha. Carlos, Diego, Sergio, Raúl -voz- y Raúl -batería-.
De izquierda a derecha. Carlos, Diego, Sergio, Raúl -voz- y Raúl -batería-.
¿Por qué este nombre?

Después de invitar al primer ensayo a uno de los amigos del grupo, que iba acompañado por su novia, Carlos, Diego y los dos Raúles le pidieron que probara a tocar el bajo. Entonces Carlos, recordando de forma anecdótica lo sucedido, nos contó:

“Él no sabía nada de música y nosotros le dijimos: no si es muy fácil, tal… Pues él hizo una intentona y nosotros se lo agradecimos. El caso es que ese era nuestro primer ensayo cuando hacíamos ruido del malo. Y mira, al irnos, a la vuelta del coche le dije a su novia: oye perdona si te lo has pasado mal o te has aburrido. Al escuchar esto Jorge, nuestro amigo, dijo: no tranquilo, si sabía a lo que venía. Y ahí pensé: ¡Ostras! Ese puede ser un nombre perfecto para el grupo. Así es como surgió el nombre”.

Con influencias variadas que pasan desde el ska al pop rock español más ochentero, los chicos de Sabías a Lo Que Venías nos confesaban que no tienen un estilo definido y prefieren que sea la gente la que opine. “Cuando nos escuchan hay quienes dicen que nos parecemos a Los Ramones, otros dicen a Hombres G… Pero realmente cuando yo me escucho pienso: a mí no me lo parece. Sabías a Lo Que Venías es una mezcla de estilos que confluyen en un estilo muy propio”, decía Raúl, el vocalista.

Al no estar dentro de ningún género específico, Diego argumentaba: “podemos decir que somos pop-rock-indie porque ni somos pop, ni somos rock ni somos indie”.

De este modo y dado que estábamos hablando con el grupo antes de su debut en directo, el batería nos decía que lo único que esperaban de ese 11 de octubre y de todas las actuaciones que lleguen a partir de ese día, es “motivar a la gente y que se lo pase bien. Mi mayor deseo es que las personas que salgan del concierto digan: ¡qué rato más guay hemos pasado!”

Conocedores de lo complicado que es vivir de la música y a sabiendas de que sólo unos pocos pueden hacerlo, reconocían que es una utopía hoy en día vivir de ella. Diego nos decía al respecto: “sabemos que vivir de la música es una utopía. Por ejemplo, viendo el documental de Desakato se ve que siguen trabajando de mecánicos y sólo hay uno que puede mantenerse porque ha creado una productora y ha tenido la suerte de poder montársela. Es algo que aún me choca pero desgraciadamente ocurre en muchos grupos”.

Diego, teclado y coros de SALQV

Entre risas y delegado por sus compañeros como Community Manager, Raúl, el vocalista, esgrimía lo siguiente: “actualmente las redes sociales son el pilar fundamental de cualquier grupo, marca o empresa que quieras promocionar. Nosotros desde el principio apostamos casi más por las redes sociales que por nuestra música porque al final lo que queríamos es que nos escuchase la gente. Pensamos que moverte en redes es vital para poder movernos en las salas, ir a festivales, hacer giras, etc. Por eso los dos primeros temas los publicamos, los dimos a conocer y ya ahora queremos grabar en un futuro y financiarnos a través de conciertos. Así que sí, las redes sociales son una herramienta fundamental para grupos emergentes como nosotros”.

Tras un rato distendido, llegó la hora de preguntarles por Despierto y Maribel, las dos canciones del grupo publicadas hasta la fecha. Originarias de tardes/noches de parque, guitarra y calimocho, Carlos nos decía: “en verdad son canciones de parque. En esas hemos creado unas 15 canciones, de las cuales nos valen 1, 2 o 3 a lo sumo. Podemos decir que Despierto y Maribel ha sido llevar a calidad un producto que teníamos desde hace mucho de nuestra infancia. Nació como una canción de parque, de amigos… y las hemos transformado para que suenen a canciones de grupo, que suenen bien y que gusten. La primera es una canción muy fresca que pone de buen humor y transmite positivismo y con la segunda nos han dicho de todo, desde que es muy machista hasta que es muy divertida. Lo que está claro es que se puso el nombre de Maribel para que cuadrara el nombre, no porque sea una mujer o un hombre. No hemos querido ofender nunca ni hemos querido criticar. Es una persona ficticia y sólo nos reímos de una situación que se puede dar. Con esto de Internet puedes quedar con alguien y encontrarte con alguien o algo que no te guste”.

Concierto en la Sala Los Clásicos

Cuando les preguntamos qué sentían por poder tocar en su ciudad y en una sala así, el teclista manifestaba: “es un sueño hecho realidad. Para nosotros Los Clásicos es un sitio emblemático, una de las mejores salas de conciertos de Toledo. Cuando empezamos nuestro objetivo era tocar en un bar con nuestros amigos y mira, al final daremos un concierto en una sala increíble delante de nuestra gente. No hay mayor satisfacción que esa”.

Con el paso de los minutos, entre nervios y sentimientos encontrados en la terraza de aquel bar, las cheesers que estábamos allí pudimos comprobar de primera mano lo difícil que era para ellos ponerse de acuerdo. Los chicos de Sabías a Lo Que Venías eran conscientes y, entre risas, respondían a la pregunta de dónde les gustaría tocar en un futuro próximo, comentando: “nos gustaría tocar en la Plaza de Trigo del Sonorama, en el Gigante de Guadalajara, en Las Ventas o en el Zeporock y hacer alguna colaboración con el gran Julián Maeso, The Fatty Farmers o los Balkan Bomba”.

SABÍAS A LO QUE VENÍAS
Raúl, batería de SALQV

Aunque cuando hablamos de caos, entre risas, Raúl decía: “como veis, cada uno dice una cosa. Lo mejor de todo ha sido para ponernos de acuerdo con las versiones que vamos a tocar. Eso sí que ha sido un verdadero caos. Tuvimos que hacer una lista de 50 canciones y salieron como 3 temas que nos gustasen a todos. Luego ampliamos 2 más”.

Así llegábamos a la recta final de la entrevista. Cuando les preguntamos sobre cómo se ven en un futuro, la respuesta sí que fue unánime. “No estamos buscando llegar a nada en concreto, sino lo que buscamos es tocar y disfrutar con esto. Lo próximo sería grabar un disco o un LP e intentar ir a un festival. Esas son las metas que podríamos decir que nos marcamos a corto/medio/plazo”.

Nuestra aventura con Sabías a Lo Que Venías acababa aquí pero sólo de momento, ya que esperamos seguirles el rastro. Un grupo que se define así: divertido, original y emocionante.

¡Hasta pronto chicos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.