Stanbrook y Cursed Angel: una noche de metal en Los Clásicos de Cuenca

Chupas de cuero, medias de rejilla y camisetas de Manowar. Algo menos de las 23:00 y a pesar de que la música que sonaba en el pub Los Clásicos era la de Madonna y su éxito de los 80 “Like a prayer”, el ambiente a heavy metal se hacía notar en la sala situada en el casco antiguo de Cuenca. Escaleras arriba, escaleras abajo, el público iba llenando el local para presenciar más de dos horas del potente sonido de los dos grupos que subirían al escenario. Stanbrook, desde Alicante, y Cursed Angel desde Motilla del Palancar, ambos presentando sus trabajos de debut.

Alfonso, voz de Stanbrook, durante el concierto en Cuenca.

Los alicantinos fueron los primeros en resucitar la noche con su heavy metal clásico, tocando los temas de ese disco debut, lanzado en 2016 bajo título homónimo al de la banda. Un grupo que combina la sabiduría de la madurez con la energía de la juventud, como bien demostraron sobre el escenario. Las canas en la voz de Alfonso Peña brillaban ante el potente sonido de la combinación de sus dos guitarras; el joven Jordi Cabrera, seguro y contundente, y acompañando en coros, y la teñida de piel de tigre, jugando con la distorsión, de Luis Frutos, quien no dejó de deslizar sus dedos por las cuerdas en ningún momento. Acompañados y en todo momento compenetrados, interactuaban sin dejar de lado a un bajista con mucha rabia, Luis Varó, y una batería potente llevada por José Piqueres.

Abriendo con canciones rockeras, rápidas y directas, como “Sin rencor” o “Danza infernal“, la banda quiso hacer en todo momento honor a su nombre, comprometida con la causa, al igual que hizo el capitán Archibald Dickson rescatando a refugiados republicanos de la Guerra Civil en su carguero de nombre Stanbrook. Así lo hicieron ver con su música, canciones como “Palo tras palo“, o la crudeza de la traición que se refleja en “Mal trago“.

Poco después, y sin demasiado tiempo que perder, con la intención de que la llama del metal no se perdiese, los chicos de Cursed Angel ocuparon el escenario sobre las dos menos cuarto de la noche. En ambiente familiar, los conquenses presentaban su LP Más fueres, y también al nuevo batería del grupo, José Luis, de forma oficial.

Entre bromas acerca del nombre del conjunto y una corta prueba de sonido para afinar guitarras, el power metal del cuarteto hizo estallar al público desde la primera canción, que se aproximó rápidamente a primera, muy primera, fila. Cara a cara con Joserra, voz y keytar del grupo, que contaba con un ventilador a sus pies, pelo al viento para dar teatralidad al espectáculo y aliviarse de paso del calor de los focos. Cercanía y sinceridad mostraban al tiempo que tocaban los temas de su Más fuertes, y a gritos y manos bien alzadas, la simbiosis público-banda se hacía efectivamente más fuerte. Hubo tiempo incluso para felicitaciones de cumpleaños, algún que otro chiste ingenioso, los recuerdos, la llamada a subir al escenario a Eli, líder de la banda valenciana The Splizzy Gang, para hacer los coros de su tema “Nadie” y dos emotivas dedicatorias: “Junto a ti“, para un amigo que se encontraba entre el público, y algo más tarde el “Standing Together”, para el antiguo batería del grupo, Samuel, que también se encontraba en la sala.

Cursed Angel al completo con Guillermo (bajo), José Luis (batería), Joserra (voz y keytar) y Julio tras el concierto.

Remarcando el potente sonido de la guitarra de Julio y los golpes de bajo de Guillermo, el grupo se mostraba duro y contundente ante el escenario, finalizando su actuación con el tema que da título al disco y mostrando palabras de agradecimiento a la sala, a los miembros de Stanbrook por compartir la noche y al equipo de Compact Cheese. De este modo, a los gritos enfebrecidos de un público que pedía más, el líder de la banda quiso probar con una tímida versión a capela de un par de estrofas de “Hijo de la Luna”, puesto que como bien explicó, y por desgracia, no había más repertorio por el momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.