banner Compact Cheese

Deskaraos y Balkan Bomba: unión y fuerza Ska en el Kon-Fusión de Ledaña

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Más noche de ska que de Halloween, la tarde ya era oscura en Ledaña antes de dar comienzo la III Edición del Skallowen en el Pub Kon-Fusión del municipio conquense. Un lugar pequeño, ambientado para la ocasión, telarañas de algodón incluidas, donde en unas horas se pondrían en escena dando rienda suelta a un imparable ritmo el grupo de Argamasilla de Alba (Ciudad Real) Deskaraos y los toledanos Balkan Bomba.

A la una menos cuarto la sala ya estaba a rebosar, mucha cerveza y olor a reggae y otro tanto a ska cuando sonaba la Intro de Deskaraos en el interior del local, bajo unas tenues luces rojas y azules. Así, Nobla, voz del grupo ciudadrealeño, apareció con su borsalino para comenzar la actuación con el single de su próximo disco, “Gangsters”. Una indumentaria perfecta para presentar Los Chicos de la Banda, que saldrá en un mes. Con Jevy a la guitarra, Kako al bajo, Mezcua al saxo, Kurdo y Óskar Soul a las trompetas, Xolis al trombón, Bea a los teclados y Jesusete a la batería, dieron buena muestra del título del disco durante casi hora y media, con un solo parón en el que trompetista Óskar Soul se lanzó al micro a ritmo de ska, ska, ska!.

Las trompetas de Deskaraos frente al micrófono.

Las trompetas y el trombón hacían dibujos perfectos frente al micrófono mientras el público bailaba, a ritmos anárquicos, temas como “Ansiada libertad“, su famosa y animada “Siempre es la misma canción“, perteneciente a su primer trabajo Gana la Banca (2011) o una cover de “Sexy Eyes” de Laurel Aitken. Casi una veintena de cortes con los que la banda se iba viniendo más arriba, contagiando a los asistentes. La balada “No somos delincuentes” o el adelanto del disco con título homónimo, “Los Chicos de la Banda”, hicieron extasiar aún más la sala.

El culmen llegó con otra versión, esta vez de Skalariak, que Nobla dedicó a los presentes poco antes de que éstos reclamasen la corbata del vocalista, que poco después acabó sin camisa sobre el tablado. Así, y tras el “Vodka Revolution”, la actuación concluyó por todo lo alto para “Bailar Ska”.

Poco después de las dos de la madrugada, el olor a ska más intenso que nunca y algunos con las copas por los suelos, aparecieron en el escenario, con indumentaria futbolística hecha a medida, Balkan Bomba para presentar los temas de su primer disco, Xplisivodka. Con mucha energía comenzaban su “Gloria Ai Martiri”, mientras Rodri, voz del grupo, interactuaba constantemente con el público. Sin dar tregua, el infernal e imparable violín de Javi que sólo cesó en el momento de su “Cassalla”, cuando el músico lo entregó, por sorpresa, a uno de los miembros de Compact Cheese para que lo custodiase unos minutos.

Javi, violín y coros de Balkan Bomba.

Aquel ritmo frenético, y la humedad del suelo, provocó la caída del guitarrista Gerar cuando salió del escenario a tocar con el público, remediad con rapidez y sin pasar a mayores, pudiendo continuar con su “T-Rex” y la gran “Los Olvidados“.

Hubo también tiempo para la crítica política con “Corrupt Politicians” mientras el calor se hacía dueño de la sala. Las trompetas y la trompa, que de forma muy valiente salió del escenario a mezclarse con el público, sonaban como si les fuese la vida en ello en un concierto que se hizo fugaz y explosivo. Con la irónica “Sarassa” se congelaron por un momento sobre las tablas, dando paso al tema más bailable de todos, “Babilonia” con el que los músicos se zarandeaban de un lado a otro. Y parecía que iba a llegar a su fin, pero aún les quedaba una última bala con “Around the world” en lo que fue un directo increíble.

Publicidad