Biznaga: una banda de directo con carácter y estilo propio

Álvaro García (voz y guitarra), Jorge ´Milky´ Ballarín (batería), Jorge Navarro (bajo y coros) y Pablo Garnelo (guitarra y coros) son los componentes de Biznaga, uno de los grupos más punteros de la escena punk. El pasado sábado 4 de noviembre pudimos hacerles una entrevista en el Espacio Tyce de Guadalajara antes de actuar en el Festival Ké Kaña y he aquí el resultado de este encuentro, cuanto menos, peculiar. La banda residente en Madrid, pero con raíces andaluzas -dado que Jorge Navarro y Álvaro García son malagueños- es un compendio de cuatro estilos, cuatro formas de vida unidas por un arte: la música. Enfermería, audiovisuales, psicología y en general la música, son parte de sus estudios. Comer, respirar, el vodka con limón, un equipo de música y el gato de Jorge, entre sus aficiones. Odian que se rayen los cd´s, que no se carguen los subtítulos de las películas, trabajar y, para el bajista, todo lo que no sea su gato. Entre sus discos preferidos destacan Funky Kingston de los Toots and the Maytals, el primer álbum de Television Personalities, …And Don´t the Kids Just Love It y alguno de black metal. Así, a la pregunta de un artista o grupo lo tienen más que claro. Mick Jones (el guitarrista, cantante y cofundador de la banda de punk británica The Clash), Marcos Rojas de Los Claveles, Mayhem (el mítico grupo noruego de black metal) y Dan Treacy de Television Personalities. Si no se dedicaran a la música -que no se dedican, como bien aclara Jorge- serían desde grafitero y arqueólogo hasta cuidador de animales o psicópata.

Un grupo de ideas fijas

De esta manera y tras un primer contacto, nos adentramos a preguntarles sobre la creación, carrera artística y consolidación de la banda. Al preguntarles por el nombre del grupo, Álvaro responde: “Biznaga es una flor de Málaga que se hace con jazmines y se vende allí y lo hacen los gitanos. Nos lo puso un colega nuestro, nos bautizó con ese nombre cuando Jorge y yo nos conocimos y así se quedó”.

Con influencias que parten del punk, del rock y del pop, reconocen que cada uno tiene gustos musicales distintos y no les motiva ponerse limites con eso, ya que también les entusiasma el reggae y el black metal -en este caso a Jorge y a Pablo-. No les gusta encasillarse en ningún género, pero si tuvieran que hacerlo “hablaríamos de punk y ya está, aunque en verdad todo es música pop. Cuando nos preguntan decimos que hacemos música pop, pero la etiqueta del garage se tiene que destruir”, dice el batería.

En un sitio alejado del ruido, en uno de los barrios más famosos de Madrid, Jorge (bajista y coros) nos cuenta que es ahí donde escribe los temas. “Me pongo música clásica, bebo vino, leo, estoy con mi gato y ya está. De ahí viene mi inspiración”.

Admiten que no viven de la música y reconocen que tampoco quieren hacerlo, puesto que prefieren ser ellos los que se marcan los límites de las cosas y tener el control de lo que hacen, sin restricciones ni pautas que les puedan dictar personas ajenas a ellos.

Lugar: KeKaña Festival. Fecha: Sábado, 4 de septiembre de 2017
Álvaro, voz y guitarra de Biznaga.

Sobre su primer trabajo lanzado en 2014, Centro Dramático Nacional, Álvaro expresa: “fue el principio del fin. Este disco fue nuestro primer LP, empezamos a tocar más, con más constancia, con más ritmo, a mejorar el directo, a crecer como banda en general y a hacer que todo estuviera más cohesionado a nivel grupo, tanto a nivel personal como musical. Por eso para nosotros fue un paso bastante importante”.

Además sobre este álbum, Milky (batería) reconoce que él lo veía como un disco muy bien hecho pero no se esperaba el recibimiento que tuvo por parte de la gente y de la crítica. “Viéndolo como perspectiva yo pensaba que era un disco de puta madre, y ojo, yo sólo había compuesto baterías y no todas las baterías porque yo llegué más tarde a Biznaga  y tuve que aprenderme las baterías del anterior batera, que eran la polla y tuve que estar a la altura de esas baterías y yo nunca había grabado un disco entero. Yo creo que Pablo tú sí que habías grabado un disco completo, pero yo nunca. De hecho, yo había entrado en el estudio pero de forma espontánea y casi como una broma y ahí grabé por primera vez algo serio. Yo pensaba que eran muy buenos temas, con buenas letras y que todo estaba muy bien hilado”.

Así, al preguntarles sobre su segundo trabajo, Sentido del Espectáculo (Slovenly Recordings, 2017) dicen sentirse muy cómodos y a gusto, ya que están muy contentos con el resultado. En este álbum, compuesto por 11 temas, hacen una descarga eléctrica de energía en sus letras, desprendiendo críticas sociales y bienestar a la par. Se han recorrido salas de media España, Alemania y Portugal y con el segundo disco han cruzado el charco para estar en Estados Unidos y México. Por un lado, Milky explica: “viajar nos ha hecho ganar y perder dinero, beber a veces de más, enfadarnos, conocer gente muy chalada y muy guay, coger muchos aviones y ver un montón de sitios maravillosos, aunque se nos da muy mal hacer turismo porque cada uno queremos cosas distintas y hay que hacer asambleas constantemente”. Por otro lado, el vocalista cuenta: “viajar está bien porque creo que es aquí cuando la banda se curte de verdad, cuando tienes que tocar un día, otro día, otro día,…  y no todo es maravilloso como a veces lo pintan. Muchas veces estas en sitios de mierda, con todo tipo de instrumentos,… pero bueno, todas estas cosas ayudan mucho con el directo”. Y sobre el directo iría la siguiente pregunta, a lo que el vocalista señala: “Biznaga es una banda de directo, eso está más claro que el agua y nos gusta esa adrenalina. Pero bueno, también mola grabar. De hecho, cuando grabamos en el estudio grabamos en directo, ¿sabes? La forma de componer, de grabar y de todo está relacionado con la inmediatez y con el directo y así es este grupo”.

Lugar: KeKaña Festival. Fecha: Sábado, 4 de septiembre de 2017
De izquierda a derecha: Pablo, Jorge, Milky y Álvaro.

Si tuvieran que quedarse con un escenario se decantan por la Sala El Sol de Madrid repleta de amigos y familiares y, en última instancia, si tuvieran que elegir una canción propia se quedarían con “Adalides de la nada”, perteneciente a su primer EP de nombre homónimo. “Una canción se elige dependiendo del momento, pero creo que estamos todos de acuerdo diciendo esa, más que nada por el cariño que le tenemos”, dice Álvaro.

A punto de finalizar la entrevista, los chicos de Biznaga nos contaban una de las cientos de anécdotas que les han sucedido desde que empezaran en 2011. “¡Joder! Es que hay que dividir las anécdotas que están motivadas por los excesos y las que han sido ¡wow, una bonita anécdota! Pero recordando, en un festival que se hacía en un pueblecillo de Segovia, un poco perdido de la mano de dios, dijimos que éramos Supersubmarina para hacer la broma y realmente todo el mundo se creyó eso. Luego en el after, la gente hablando decía que a Supersubmarina se lo esperaban más tranquilillos, más reposados, pero que el directo había sido un puto cañonazo, que qué guay esa transición entre el estudio de grabación, que suena más tranquilo y luego en directo esa locura. Nosotros lo único que hacíamos al ver eso era sonreír y beber”.

Así es Biznaga, un grupo irónico y de contrastes descrito en tres palabras: siestas, porros y santurroneo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.