Oretania celebra 20 años rompiendo los moldes de la música coral

El coro de cámara Oretania celebra en 2018 veinte años de historia en los que han hecho reír y disfrutar al público con sus actuaciones, en las que también han mostrado con éxito de público y crítica sus propias composiciones.

Los estereotipos no son positivos. Llevan a las personas a tener prejuicios y miedos. Además, pueden levantar muros de intolerancia capaces de dividir a las personas y alejándolas en función de las categorías en las que cada uno se sienta más cómodo en oposición a las demás.

En la música, a veces, también sucede ese fenómeno. Pero, a la vez, el arte de utilizar el sonido para provocar emociones es la mejor manera de derribar fronteras e integrar culturas y maneras de entender el mundo distintas, y que no tienen por qué ser enemigas.

Echar un vistazo a las alianzas entre Enrique Morente y Lagartija Nick, Pedro Iturralde y Paco de Lucía, Vetusta Moral y la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, o el proyecto Music for Change, es la prueba de cómo la música puede ser un lugar de encuentro, en vez de un campo lleno de trincheras enfrentadas, cada una con la bandera de su estilo enarbolada por puristas que odian cualquier clase de mestizaje.

El coro de cámara Oretania de Ciudad Real cumple veinte años rompiendo las reglas preconcebidas de cómo debe comportarse un coro en escena, qué repertorio debe interpretar y quiénes están capacitados para poder subirse a un escenario y cantar.

El Coro de Cámara Oretania en la Casa de Cultura de Miguelturra

En las actuaciones que están desarrollando este mes de enero por diferentes municipios de la provincia de Ciudad Real, como El Robledo, Miguelturra o Corral de Calatrava, están demostrando por qué Oretania es una formación coral distinta.

Daniel Báñez, director del coro de cámara Oretania, explicó a Compact Cheese que el público percibe “la ilusión” con la que hacen todo”. En sus conciertos –y en sus ensayos- los integrantes del coro se deshacen de las partituras y se centran en comunicar la música que interpretan “con todo: con el cuerpo, con los gestos…”

De esa manera, la propuesta escénica que presenta esta formación coral viaja desde la solemnidad de las obras sacras, hasta el humor con el que interpretan su “Operetania”, pasando por la fuerza del folclore asturiano, la espiritualidad de Leonard Cohen y la gracia de las habaneras. Para muestra de este crisol de estilos en el repertorio de un grupo coral, un video de una de sus actuaciones:

“La música clásica en general, y la música coral en particular, tienen una imagen muy seria, de un coro siempre estático, nosotros rompemos con eso”, apunta Báñez, que es el músico que coordina al coro. Báñez es barítono, profesor de música en diversos institutos y esucelas de música, además colaborador habitual en proyectos de la Orquesta Filarmónica de La Mancha o la productora Telón. Además, también es autor de “Ciudad Real en Música”, una obra que trata de describir con sonidos el carácter y la historia de la capital provincial:

En su actuación en la Casa de Cultura de Miguelturra el pasado viernes 12 de enero, el público disfrutó y rió con las diferentes interpretaciones del coro, sorprendiendo con su variedad de registros. Entre los momentos más divertidos, la “Operetania”, pero uno de los más épicos fue el momento en el que el coro cantó “Queixúmene del Esba”, una obra original de Daniel Báñez basada en la cultura asturiana y con la cuál han comeptido en diversos certámenes.

Composiciones propias
El Coro de Cámara Oretania en la Casa de Cultura de Miguelturra

“La mejor fórmula acaba siendo la de poder cantar lo que nosotros mismos componemos y escribimos”, afirma Daniel Báñez. Ese trabajo de composición ha permitido al coro de cámara Oretania viajar a certámenes de carácter nacional e internacional, en los que ha ganado varios premios gracias, en gran parte, a que son “el único coro que compone obras escritas en el propio seno del coro, que no se las encarga a otros compositores”, señala Báñez.

Esta formación coral empezó su andadura a finales de los años 90. “Empezamos muy jóvenes, con entorno a 20 años, y ahora tenemos 40 y vemos las cosas con más perspectiva”, contextualiza Báñez, que destaca que se ocupan “de un sector de la música coral que no explota nadie” y en el que se encuentran muy “cómodos”, afirma.

No obstante, a pesar de esta larga trayectoria no han cosechado ningún trabajo discográfico, ya que consideran que “no es lo mismo que escucharlo en directo”, por lo tanto, centran el 100% de sus esfuerzos en prepararse para los directos y los concursos, en los que, eso sí, muestran sus obras originales: “En nuestro vigésimo aniversario tenemos la intención de volver a Italia, donde ya ganamos nuestro primer premio internacional y estamos intentando que nos vuelvan a coger para competir allí”, comenta Báñez.

Pasión por la música

Si algo caracteriza a los componentes de Oretania es su “compromiso e ilusión”, puntualiza Báñez. El director de éste coro de cámara es el único músico profesional, al cuál no le importa que las personas que se unen al grupo “no tengan conocimientos musicales previos”, ya que lo que importa en una formación como ésta es “que hagan el ejercicio personal de memoria y estudio para poder ensayar sin partituras”. Se trata, pues, de una formación en la que los componentes pueden desarrollar su amor por la música a pesar de no ser profesionales, lo que les permite, a la vez, aprender: “Es un trabajo honesto en el que nos llevamos la ilusión de haber hecho las cosas bien y seguir adelante”.

Para Juanjo, María y Alicia, tres de los componentes de Oretania, cantar en este coro es una “forma de vida”. Todos tienen sus profesiones y sus familias, pero les une el amor por la música. Entonces, gracias a este coro tienen la oportunidad de “sacar la música” que llevan dentro, al ser una disciplina en la que todos pueden participar independientemente de sus destrezas. “Pero no sólo por la música, es también por el compañerismo y el cariño que nos tenemos entre todos después de tantos años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *