The Gagarins: Surf soviético solidario a favor de Animalcázar

El domingo en Villafranca de los Caballeros (Toledo) no fue una tarde noche cualquiera. El Auditorio de la localidad albergó en su interior un concierto único cortesía de la única banda de surf soviético que conocemos y lo hizo por una causa solidaria: ayudar a la Asociación protectora de animales Animalcázar a recaudar fondos para poder seguir desarrollando su trabajo en la zona de Alcázar de San Juan y alrededores.

Bajo una escenografía e imagen muy cuidada, vestidos con monos naranjas repletos de parches -algunos nuevos- para simular el traje espacial del primer hombre en viajar al espacio, Yuri Gagarin, y tras escuchar el himno comunista soviético nos adentrábamos músicos y público en la nave espacial Vostok 7 como camaradas de un viaje que duraría aproximadamente 70 minutos, impulsados por un cohete desde el Auditorio Municipal de Villafranca de los Caballeros.

Objetivo: la luna

“Riders in the estepa” daría el inicio al despegue aeroespacial. Agradeciéndonos la banda habernos unido a la aventura en un acento ruso-alcazareño nos animaban a bailar y movernos -pues todos sabemos que en el espacio la ley de la gravedad nos permite hacer casi cualquier cosa-. “KGB Riders” y “Gulag Holidays” serían los siguientes temas en sonar, este último os recordamos que es el nuevo single del grupo, cuyo videoclip nos traslada a la madre patria Rusia desde los ojos de Yuri Gagarin a ritmo de surf pegadizo. ¡Cuidado camarada, si esta canción entra en tu cabeza… ya no podrás despegarte de ella en todo el día!

Dimitri, conocido también como Rubén Campo al trasladarse a nuestro país como agente durmiente infiltrado por la Agencia de Inteligencia de la Unión Soviética y pasar desapercibido -sorprendentemente porque acento tiene un poco-, sería el capitán al mando de la nave, la batería y el micrófono encargándose de amenizar el viaje haciendo distintos comentarios y comparaciones entre las ideas de su país, Gorbachov… entre canción y canción así escucharíamos “Bitch Perestroika”.

De izq a der. Alberto Hernández al bajo y Jaime Gimeno a la guitarra.

“Laika” sonaría seguidamente no sin antes hacer un llamamiento a la importancia que tiene cuidar a los animales y a la labor que realiza Animalcázar en toda la zona. Recordemos que el nombre de la canción rinde homenaje a la primera perrita espacial soviética en orbitar la tierra a bordo de la nave Sputnik. Pero esto era una fiesta y la música no tenía que dejar de sonar, así que “Siberian Wind”, “Cia’s Agent” o “Máquina Antifascistas” también sonarían en el trayecto a la par que Dimitri bromeaba asegurando que el concierto estaba siendo registrado para los espías de la CIA que nos observaban a través de Internet y por eso nosotros debíamos subir muchas fotos y vídeos del concierto, además de seguirles en redes sociales, para venderles a The Gagarins. El público se estaba divirtiendo y se notaba en el ambiente.

Debemos resaltar algo anecdótico y es que a mitad del viaje, la nave tuvo algunos problemillas técnicos dado que el amplificador americano de Alberto Fernández dejó de sonar… ¿Acaso fue buena idea subirlo al espacio? Fuera como fuese y tras combatir con la obsolescencia programada típica capitalista que en Rusia no sucede -todo esto a ritmo de la B.S.O de la Pantera Rosa- el show continuó con humo incluido y un “desertor” entre nuestras filas que se quedaría sin vacaciones en gulag como bromeaba Dimitri, llegaría uno de los momentos más esperados:

Alberto Fernández a la guitarra.

la oda a la gran ingeniería rusa. Sí, estamos hablando de “T-34”. Si por alguna casualidad al escuchar este tema os recuerda a la canción de “Mi carro” cantada por Manolo Escobar y llevada al estrellato de toda verbena que se precie… sería coincidencia, o no. Lo cierto es que esta versión surfera sonó de maravilla y consiguió que los camaradas infiltrados entre el público moviesen los brazos y los más pequeños bailasen en el pasillo de la nave como si la gravedad no fuera con ellos.

La noche iba de temazos y “Putinclub”, “Proletarian Song” y “Vodka” tampoco podían faltar a la cita. Esta última, como buenos españoles sujetos a las modas, debíamos haberla disfrutado con un Gin-tonic de fresa en la mano pero como estábamos de misión espacial a la luna y nuestro capitán era ruso… no nos quedó más remedio que sustituir la ginebra por unos chupitos de vodka y marcarnos unos bailes a la salud de The Gagarins… ¡na zdorovie! ¡vashe zdorovie! ¡tvoió zdorovie!

Tras escuchar -quizá fruto de nuestro subidón de vodka- el himno de España -nada que ver con el himno patriótico de Marta Sánchez de este pasado fin de semana- y sonar “No veo ningún dios”, Dimitri -en la batería- presentó a la banda, incluyendo a la más reciente incorporación a la trompeta y los teclados: Valentina Tereshkova, conocida en nuestro país como María José Avilés, acompañada de Alberto Hernández al bajo, Jaime Jimeno a la guitarra y Alberto Fernández a la guitarra -de estos últimos no desvelaremos sus nombres originales rusos para que no puedan detenerlos-. Así pues conocíamos a la tripulación al completo minutos antes de aterrizar y rindiendo homenaje a sus camaradas de “Stalingrado” a los que les debemos no ser nazis, el viaje iba llegando a su fin… Tocábamos tierra con “Korobeiniki” y entre bailes populares, aplausos y saludos de los protagonistas de la noche completamos la misión.

María José Avilés, conocida en la antigua URSS como Valentina Tereshkova, es la parte femenina del grupo.

Un viaje divertido, ameno y musical que nos trasladó  a los confines del espacio sin movernos del Auditorio Municipal de Villafranca de los Caballeros en algún lugar de La Mancha… Desde aquí agradecemos a The Gagarins el trato recibido y la invitación al evento porque nos hicieron pasar un rato único. Además, para aquellos que nos estáis leyendo tenemos una sorpresa anunciada a gritos. El concierto fue grabado por la banda y próximamente podréis ver todo lo que os hemos contado.

Así que, desde Compact Cheese os animamos a no perder la oportunidad de ver en directo a esta banda de surf soviético porque el resultado os sorprenderá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.