banner Compact Cheese

Mundo Chillón: ‘Ironía y humor como ingredientes’

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Una noche fría de invierno abrazaba la ciudad de Albacete. Aun así, el equipo de Compact Cheese se trasladó hasta La Casa Vieja de la ciudad albaceteña para encontrarse con el gaditano, Pedro de Mundo Chillón.

El artista, a sus treinta y nueve años, puede presumir de licenciatura en economía y toda una trayectoria musical. Entre sus discos favoritos destaca ‘Está muy bien eso del cariño’ de Kiko Veneno.

Entre sus aficiones, a parte de la música, destaca que le encanta hablar. Además, entre sus pasiones, se encuentra la comida. Por el contrario, no le gusta la gente que se enfada. Así mismo, si no se dedicase a la música, no sabría que le gustaría ser “Pues la verdad es que no lo sé… Pero si no me dedicase a la música, sería gerente”.

Tras una divertida primera fase de entrevista, nos ponemos con las preguntas en profundidad. Como de costumbre, no podemos evitar preguntar a qué se debe el nombre de Mundo Chillón. Pedro, nos cuenta que “Mundo Chillón, se debe a que yo soy Pedro Chillón. Y es todo lo que está en mi cabeza, digamos que es el contenedor donde meto todo. Es como el mundo que hay dentro de mi cabeza”.

Toda aventura, tiene su comienzo y una historia. La música corre por sus venas desde bien renacuajo. En el caso de Pedro, de una aventura, surgió otra “Me fui de Erasmus a Inglaterra. Siempre he estado en grupos o haciendo cosas folclóricas, la tuna… Pero en Inglaterra estaba solo. Y como había empezado a hacer canciones, pues empecé a tocar. Y fui a un sitio, que los miércoles por la noche dejaban tocar”.

Tras su experiencia de erasmus, el gusanillo ya estaba en el cuerpo “volví a granada, que era donde estudiaba. Me apunté a un sitio de cantautores, y desde entonces, empecé a tocar como Pedro Chillón”.

Una vez que finalizó sus estudios, encontró trabajo en la capital madrileña. Un trabajo caracterizado por ser muy absorbente. Y fue entonces, cuando el artista se dio cuenta de que eso, no era vida.

“Tras eso, yo creía que tenía muchas canciones que no tenían nada que ver entre sí, pero después de ese año, sí que les veía la conexión. Todo era como una especia de caricatura, como si fuera una cosa lírica, algo bizarro, y todo esto es Mundo Chillón, una realidad paralela”.

Así mismo, Mundo Chillón se caracteriza por la presencia de música popular y por las influencias de Kiko Veneno, Joaquín Sabina, Los Panchos y de los Carnavales de Cádiz.

Todos sabemos la situación del panorama de la industria musical en nuestro país. Pese a la situación, Pedro Chillón, nos desvela su opinión sobre el tema. “No sé si se favorece, yo creo que es una cosa que siempre va a existir, porque lo da la tierra. Independientemente de que el entorno sea más fértil o menos. A todos nos gustaría que fuera más fértil, Y es muy normal ver a la gente quejarse por los problemas que hay. Pero si no hay uno, va a ver otro, siempre va a haber algo”.

El músico, actualmente, puede decir que vive de la música. Entre risas, nos aclara “Vivo de la música y lo veo posible mientras viva. Después ya lo veo complicado”.

Llegamos al punto de la entrevista, en el que nos centramos más en su trabajo musical. Su proceso creativo depende de diferentes situaciones y vivencias, “Me pasan cosas o veo cosas, y se tiran un rato ahí, se mezclan con otras que me han pasado o he visto antes, cogen forma y luego acaban siendo canciones. A veces empieza la música, otras la letra. Y a veces, viene todo junto. Cada canción, en mi caso, surge de forma diferente. No soy muy sistemático”.

Un sonido de toda la vida, según nos confiesa Pedro entre risas, “Un sonido viejuno, como la banda del abuelo, rancio. Pero, también por ser esa clase de sonido, incluso hasta gente que suele escuchar otro tipo de música, le gusta, es algo universal. Puede resultar familiar el sonido de Mundo Chillón. O eso creo”.

Su primer disco recibe el nombre de ‘Qué bonito es ser un Loser’. Un trabajo que tuvo un gran recibimiento por parte de su público. Pero, ¿qué significa?  “Es el título de una canción, que va en el propio disco. Pero en el primero, si es verdad que quizá haya un tema que aparece a lo largo de varias canciones, que es la revisión de lo que es ser un perdedor. O lo que es el triunfo, que yo creo, que es un concepto que puede ser variable”.

“Para uno el triunfo puede ser una cosa y para otro, otra. Igual, pone en cuestión, la versión más extendida de lo que es triunfar. Que a lo mejor, desde un punto de visto, no es triunfar para nada. Y con eso juega, ‘Qué bonito es ser un Looser’”.

Continuamos con su discografía. El último trabajo de Mundo Chillón es ‘De Madrid al Suelo’. Un disco compuesto por once temas, que van desde el Ska Decimonónico, a un galán otoñal con peluquín cantándole a Dolly Parton en el piano-bar del Vaporcito.

Según nos confiesa Pedro, es una continuación del anterior proyecto. “Se podrían contemplar como cierta unidad. En éste, por ejemplo, entran canciones que tienen una música mucho más tropicalizada. Si mezclas los dos discos, tienes una perspectiva más clara que abarca mucho de los sonidos que tiene Mundo Chillón”.

La aportación de nuevas cosas, es lo que diferencia ambos trabajos. “El Can Can, es el Ska del siglo XIX. Empiezas a cantar el “tan tan tararara tara raraa…” y le da ese sonido que buscamos, como si fuera una orquesta de la comuna de París, de absenta hasta arriba y la gente bailando y de todo. Luego hay canciones que el sonido o la actitud, ves que tienen más que ver con el primero”.

Nadie puede dudar la carga satírica y crítica que tienen sus letras. Para componerlas, el artista se inspira en el día a día. “Pues en lo que veo, pasan muchas cosas, hay muchas contradicciones, a veces, cualquier cosa, mirada de la forma apropiada acaba siendo irónico o satírico, hasta cómico y gracioso. El mismo tema se puede tratar desde un punto de vista más serio, más emotivo o sarcástico”.

“En mi caso, hasta en las canciones que no tienen tanta carga de ironía, siempre se me cuela alguna cosa. El humor no es el fin, no son canciones de humor pero es un ingrediente que utilizo en todos lados. Como el aceite y la cebolla en todos los platos de la cocina española. En mi caso es la ironía y el humor”.

Además, en éste disco, podemos ver dos colaboraciones especiales. Mundo Chillón, comparte un tema con un viejo amigo, como es El Kanka, “Nos conocemos hace un montón de tiempo. Hemos girado juntos, hemos hecho un montón de cosas y creo que ya tocaba hacer una canción a dúo.

Por otro lado, los madrileños, Alpargata. “Es que el tema este les pega mucho. Es una rumba bastante catalana, y ellos tienen una muñeca de oro para esto. Fue comentárselo y gracias a dios dijeron que sí”.

Llegamos al final de la entrevista, no si antes, hacer la pregunta que tanto nos gusta, pero poco le gusta a los músicos. Le ponemos en la situación, de que solo puede salvar una canción suya, ¿cuál sería? “¡Uy! Esto es lo peor que me puedes preguntar. Hacer solo una cosa. Sería como comer todos los días lo mismo, por muy bueno que esté, al final le coges manía. No se… ‘Braguitas asesinas’ quizás”.

Un año de carretera le espera con su nueva gira. Además, si todo sale bien, este verano, volverán a sumergirse en el estudio para sacar el que sería su tercer disco. Mundo Chillón, nos ofrece, además de ese humor ironizado, un espectáculo dentro y fuera del escenario. Una situación bien definida por las tres últimas palabras que nos ofrecen y que, según ellos, recogen su esencia: Verbena Popular Underground.

Publicidad