Fatty Farmers: “Tenemos mucha conexión con el espíritu de vitalidad de Irlanda”

Hay canciones capaces de levantar el ánimo. Aunque esa magia afecte de manera muy distinta a cada persona, es posible que “Refarmatory”, de Fatty Farmers, sea una de esas canciones capaces de inyectar una buena dosis de energía en los corazones más tristes.

Esa misma energía acompaña a Fatty Farmers en cada directo y en cada ensayo. El pasado 22 de diciembre de 2017, los toledanos interpretaron por primera vez, en directo, en el municipio madrileño de Parla, las canciones de su último disco, Efecto farmer, con el que se estrenaron cantando canciones compuestas en castellano.

Aquel día, momentos antes de cargar la furgoneta de viaje con los instrumentos y el equipo de sonido, Rodrigo Martín, (cantante, mandolina y banjo), y Javier García, (violín) explicaron a Compact Cheese en una nueva entrevista en podcast los detalles de este nuevo trabajo y las sensaciones que los también componentes de Balkan Bomba tienen sobre el escenario.

La principal novedad de Efecto farmer es la composición de las letras en castellano. Javier García entiende la música como “el puente de contar cuentos”. Con los temas nuevos que incluye el LP quisieron apostar por la música en castellano para que el público pueda escuchar “historias divertidas, motivacionales” en este idioma mientras los mezclan con el inglés para probar la acogida que tiene en el público este cambio.

El sentido del humor acompaña a este grupo de amigos en todas sus juergas. Los “farmers” bromean con los perjuicios que sufre el suelo de su local de ensayo en La Pasarela de Toledo tras aguantar, ensayo tras ensayo y composición tras composición, los efectos de la energía que desprende este grupo a la hora de tocar.

En esos ensayos, la banda ha construido las canciones del nuevo disco de una forma más colectiva: “Hemos hecho más sonidos todos con la guía de Rodri, que ha compuesto los temas”, señala Javier García. Por su parte, Rodrigo Martín añade lo siguiente: “En este disco, desde el principio, lo hemos hecho entre todos. Todo es válido mientras estemos contentos con las canciones y lleguen al público”.

Amor por Irlanda 

“Tenemos mucha conexión con Irlanda, no sólo por su música, sino por su espíritu de vitalidad”, explica Javier García, que valora de forma muy positiva esa actitud irlandesa de afrontar los problemas con la risa. Esa vitalidad también la recuerdan las personas que acuden a sus espectáculos. Concretamente, Rodrigo Martín comenta la anécdota de un hombre que, días después de asistir a un concierto de Fatty Farmers, comentó al vocalista en un encuentro casual “lo que se pudo reír durante el concierto”.

En ese sentido, una de las canciones más esperadas por el público que sigue a Fatty Farmers es Johnny Techno Ska, una versión de la canción original de 1994 grabada con su autor, Paco Pil. Cada vez que los Fatty tocan esta canción “siempre acaba en fiesta en cada concierto”, en el que la banda divide al público en dos sectores para crear un pasillo central que desaparece cuando el público vuelve a ocupar la totalidad de la pista como si fueran dos tsunamis colisionando al son del enérgico directo de “los Fatty”.

Tocar en varios grupos

Estos músicos tienen una amplia trayectoria tocando en diferentes bandas. De hecho, parte de los componentes de Fatty Farmers también actúan con Balkan Bomba. Javier García lo ve “positivo” porque “lo que aprendes en un grupo lo trasladas al otro”. A la vez, ese intercambio permite que un músico pueda explotar su curiosidad por distintos tipos de música en diferentes bandas. Un punto a favor para abrir la mente y fortalecer la formación musical, tanto a nivel de interpretación como de composición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *