Los Pretenciosos Hijos de Godzilla: La lucha por ampliar los límites de la creatividad

El patrón del blues basado en el primer, el cuarto y el quinto grado de la escala; Ese mismo patrón, pero con las corcheas sin “swingar” y a ritmo trepidante del rock and roll; Las notas a contratiempo del ska; El duende de la escala frigia, que provoca fantasía flamenca, surf y metalera. Son reglas que marcan el carácter de diferentes estilos musicales. De esta manera, la cadencia plagal siempre será del IV al I grado, y no desde otro. Así, la canción de “El corazón” siempre sonará celestial, a la vez que educativa.

 

Para Alberto Tenebro, Llanos Ponce, Jesús Garrido y Javier Montoya, Los Pretenciosos Hijos de Godzilla, todas estas normas son un trampolín para saltar desde lo conocido hacia un grado de creatividad absoluta. Este grupo de estilo indefinible, formado por veteranos músicos de la escena albaceteña y protagonista de la nueva entrevista en podcast de Compact Cheese, organiza junto a Los Garage y Sugarcrush el festival itinerante “No Es Moderna Fest” que anoche se celebró en Albacete.

Los Pretenciosos Hijos de Godzilla durante el Ciudad Real No Es Moderna Fest
Los Pretenciosos Hijos de Godzilla durante el Ciudad Real No Es Moderna Fest

Alberto Tenebro, Llanos Ponce, Jesús Garrido y Javier Montoya son los miembros de este grupo de amigos cuya principal meta musical es hacer lo que les gusta ampliando en cada canción los límites de su creatividad. Todo ello aderezado con una buena dosis de sentido del humor que el público puede percibir en sus conciertos. También en videoclips como “Trozos de hombre”.

A veces, de sus ensayos surgen grabaciones (llamadas “row sessions”) en las que capturan, como si fuera una fotografía sonora, toda la la rabia, la diversión y el humor que tienen. Se trata de “una grabación en crudo” en la que “todo es casero y al vuelo en el local”. Es decir, es “una grabación sin editar, sin pistas”, sin “aderezo ni artificio” en la que la grabación suena tal y como se escucha al grupo cuando tocan en directo.

En su página de bandcamp se puede escuchar al completo una de estas “row sessions” de Los Pretenciosos Hijos de Godzilla.

Esa es la principal diferencia entre una “row session” y un disco o una maqueta normal. La primera está grabada de forma directa, mientras la segunda adquiere mayor complejidad en la producción. A pesar de este primer paso, Los Pretenciosos Hijos de Godzilla quieren dar un paso más allá y grabar un disco con una producción más trabajada, buscando dar una mayor calidad sonora a sus creaciones.

A pesar de su estilo poco amigo de etiquetas, en sus canciones se puede escuchar una inclinación por desarrollar paisajes sonoros y pasajes instrumentales (“El grano de mostaza” no tiene ningún desperdicio). Un alegato cinematográfico en su música, al estilo Kurosawa, con el que consiguen que vuele la imaginación para que cada par de orejas genere en cada mente una historia distinta. En canciones como “UUAA song”, la voz es un instrumento más que realiza melodías sin letra. También tienen canciones cantadas como con letra, pero lejos de la estructura clásica de Estrofa-Estribillo-Estrofa, construyendo sus propias progresiones.

El resentimiento del sistema

Para un grupo musical que defiende la creatividad de forma tan contundente, las noticias que se producen en España sobre el retroceso de la libertad de expresión son motivo de preocupación. En su análisis, Los Pretenciosos Hijos de Godzilla creen que “el sistema está resintiéndose por el declive energético y medioambiental y nos están llevando al límite para ver hasta dónde llegamos”.

En ese sentido, apuntan que la vanguardia de la libertad de expresión son las ideas nuevas de los artistas, que es lo que “quieren controlar, ya que tienen controlados la televisión y los grandes medios. Y por eso le meten caña a un chaval que no es un gran artista y le dan caña, ya que no puede defenderse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.