banner Compact Cheese

Tregua: “creer en nuestro proyecto ha hecho que estemos una década sobre los escenarios”

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Estrenamos mes y con él la época de festivales y conciertos en el territorio nacional. Aunque a lo largo de estas semanas hemos vivido una antesala de lo que será un verano más que agitado, estamos seguros que este 2018 será un año repleto de éxitos y conciertos para ellos. Ellos son el sexteto. Sí, hablamos de Tregua, el grupo de rock gallego que está inmerso desde 2017 en su última gira bajo título homónimo.

Compact Cheese tuvo la ocasión de conocer a parte de la banda a su paso por la capital -el pasado 6 de abril en su concierto en Wharf 73– y he aquí el resultado del encuentro. Bien entrada la tarde, los chicos de Tregua dejaban sus instrumentos, hicieron la respectiva prueba de sonido y en pleno corazón de Malasaña, en uno de esos bares con encanto, hablamos con Mario García “Petru”, el vocalista y guitarra de la formación.

Responde al nombre de Mario Alberto García Candame -la razón de él se debe a su abuelo que decidió llamarlo así por el exjugador de futbol Mario Alberto Kempes-. Procedente de La Coruña, sobrepasa mínimamente la treintena de edad y es enfermero. Le gusta la música y como bien reconoce, odia el reggaetón. Si tuviera que escoger un disco y una canción dice: “el Made in Japan de Deep Purple y un tema, el “Smoke on the Water” también de Deep Purple que pertenece al disco Machine Head”. De niño soñaba con su pueblo, al igual que lo hace hoy: “siempre me ha gustado estar con la familia, la naturaleza y mi pueblo. Soy muy Iniesta, igual que él tiene devoción con Fuentealbilla pues yo también la tengo por Horcadas”, añade entre risas.

Ejecutada nuestra ficha habitual de reconocimiento, nos adentramos en el universo de Tregua. Así que, al preguntarle por el nombre del grupo, confiesa: “la verdad que ponerlo siempre es complicado. Nosotros pensamos en uno que fuera corto, fácil de recordar y que diese buen rollo. Justo coincidió con un telediario, -que la mayoría de ocasiones están contando noticias negativas, tristes, de guerras e historias…- y pensamos que hacía falta un kit-kat ¿no?, un poco de tregua. De esa chorrada tan seria surgió Tregua y nosotros encantados”.

Mario García, vocalista de Tregua/Imagen de archivo de La Voz de Galicia.

 

Beben de música tan variada que parte desde el blues, el jazz y el rock hasta el heavy y el hardcore, aunque admite que a la hora de componer, está claro que se nutren de la base del rock en español: Leño, Rosendo, Los Suaves, Extremoduro, Platero o Barricada son algunos ejemplos. Aun así reconoce que no le gustan las etiquetas, pero si tuviera que definir el sonido de Tregua diría que hacen rock melódico. “Creo que hacemos rock melódico aunque no me gustan demasiado las etiquetas. Yo entiendo que los medios y los periodistas tengáis que ordenaros de alguna forma, los grupos, los estilos y tal, pero las etiquetas son a veces un arma de doble filo. Nosotros sí que es cierto que hacemos rock en español y entiendo que es melódico por las melodías de los temas y nos preocupamos porque los estribillos tengan fuerza. Pero bueno, creo que en vez de decir: ¡nos suena este grupo a tal…! es mucho más sano escuchar a las bandas, ver su trayectoria, la evolución y, lo más importante, darles la oportunidad de ser escuchadas. A partir de ahí, que el público soberano opine”.

Respecto al proceso creativo a la hora de componer, el vocalista nos cuenta: “yo escribo canciones, compongo la letra, la melodía, los acordes y tengo una idea un poco conceptual. Por supuesto que luego en el local se ponen las ideas en común y se llevan a un sentido, a otro, se hacen arreglos y sí que participa toda la banda. El hecho de escribir canciones es algo que no se aprende, es algo innato que lo tienes o no lo tienes. A partir de una idea, empiezas a desarrollar una historia y así es como nacen. En mi caso, siempre espero no defraudar al grupo, por supuesto, porque hay que seguir manteniendo viva la esencia y esa chispa que hace que la banda se motive para poder seguir trabajando y por otro lado, pues que la gente que te siga consiga escuchar ese algo más de ti que espera en cada disco. Lo que me da mucha tranquilidad a la hora de escribir es tener mi guitarra en la mano. El 90% del tiempo la tengo encima y no compongo nada, pero tienes que estar alerta porque luego llega esa temporada, esa racha en la que tú mismo notas que vas a empezar a componer. Siempre tienes que pasar rachas menos productivas para que luego venga lo bueno. Esto me paso a mí en diciembre y mira, a mediados de febrero conseguí desatascar ese tapón y escribir una canción que, al fin y al cabo, es el principio de lo que vendrá y es una sensación de alivio bestial. Por tanto, son etapas necesarias que hay que vivir en el proceso de creación de un disco, un EP o simplemente una maqueta”.

Hace una década comenzaron su carrera y un año más tarde, en marzo de 2009, graban su primera maqueta bajo el título Nunca es Tarde, trabajo con el que vendieron más de 1000 copias, un punto de partida de lo más positivo. “Fue una especie de boom en Galicia y en La Coruña porque la banda en sí no existía, de repente yo tenía unas cuantas canciones,… Grabamos una maqueta por los medios de los que disponíamos en 3 días y del tirón…. La verdad que visto así a largo plazo había mucha más ilusión que calidad y es una realidad, pero no teníamos más medios. En cambio luego presentamos el LP en el FNAC de La Coruña y aquello fue la hostia porque recuerdo que habíamos vendido más de 300 copias, el recinto estaba lleno de gente, en la calle también se agolpaban para vernos… y fue una especie de ¿qué está pasando aquí? No sonábamos muy bien pero había tanta verdad en aquel trabajo que a la gente le gustó y luego que en directo, la banda mola y al final llenamos todos los bolos. Nunca es Tarde fue la semilla que nos hizo crecer como banda y nos impulsó a salir a tocar fuera de nuestras raíces. Le tenemos mucho cariño y hasta hemos pensado en volver a grabarlo con mejores medios. ¡Todo se andará!”

Acústico de Tregua en la Sala Wharf 73, Madrid.

Además, en 2009, Tregua hizo una gira nacional de 64 conciertos donde comparten escenario con bandas y artistas como Reincidentes, La Fuga, Los Suaves. Rosendo y Revolver, entre otros. Todo un sumatorio de nombres propios que marcaron una época. “Para nosotros fue la hostia. De una maqueta que pensamos que no iba a llegar a nada sirvió para que la gente nos escuchara, nos dio la oportunidad de estar en escenarios grandes, de poder tocar con todos tus ídolos a los que llevas escuchando tantos años… Yo, por ejemplo había ido a un montón de conciertos de Los Suaves en Galicia y de pronto estar al otro lado y tener la oportunidad de conocerlos, que te ayudaran, etc. eso es lo más bonito y gratificante de la música”.

De esta forma en 2011 sacan su primer disco, Luces y Sombras, un LP que incluye las colaboraciones de Carlos Escobedo, de Sóber y Pedro de La Fuga, con el que dieron más de 100 conciertos. Mario lo recuerda con gran nostalgia y expresa: “a Carlos le conocimos en un festival cuando Sóber aún no se había vuelto a juntar… Le gustó el directo y la verdad que tenemos que estarle eternamente agradecidos porque nos brindó el poder grabar un disco profesional, con unos medios buenos y con el poco dinero del que disponíamos. A él le gustaba el proyecto, nos echó ese cable y encima después cantó una canción. Por eso gracias a él pudimos grabar el primer disco con esa calidad porque no disponíamos de medios para hacerlo. Lo grabamos en su estudio, en los Estudios Cube. Respecto a las canciones de este disco son un poco complicadas porque era una de esas épocas raras que te toca vivir en lo personal, que se refleja en las letras pero que llega muy bien al público. Son temas de verdad. Y con lo de Pedro también se animó. Acababa de empezar con La Fuga y mira, las cosas salieron un poco sin preverlo, surgieron de la espontaneidad. No fue nada buscado y eso hizo que fuera mágico”.

Pero Tregua no queda aquí. Con el singleRevolución” pudimos ver un dúo junto a Revolver, una canción que tuvo una acogida extraordinaria y que posee más de 10.000 visualizaciones en YouTube. “La revolución fue poder contar con Carlos Goñi, es un puto crack. Eso surgió porque hicimos un concierto benéfico en La Coruña, un dinero que fue destinado al banco de alimentos de allí. Entonces había una canción, que era esta y encajaba muy bien. Es un tema que viene a decir como que nadie elige dónde nace y que podíamos ser cualquiera de nosotros. Entonces a Carlos le gustó mucho la idea de poder plasmar ese concepto en un tema y así fue como lo hicimos. Estamos muy orgullosos de haberlo grabado con él, es un gran letrista, compositor y además una persona de 10”.

Precisamente con su segundo disco, -titulado de forma homónima-, Tregua lanza una campaña de crowfunding para financiar el proyecto, superando su objetivo en apenas 12 días. “La verdad es que nosotros queríamos tener un poco esa sensación de apoyo por parte del público, de decir: joer, ¿habrá alguien ahí? como había pasado 5 años desde el disco pensábamos ¿alguien seguirá escuchándonos? Teníamos claro que de una forma u otra aunque nos tuviéramos que empeñar el disco lo íbamos a sacar… Casi un crowfunding es como una preventa, es sentir el apoyo por parte de la gente y claro, cuando en 12 días estaba conseguido dijimos: ¡ha pasado tiempo pero aquí aún nos escuchan! Y vas con más ilusión si cabe a grabarlo”.

Tras un sinfín de confesiones, Petru admite que hay una gran evolución desde aquella primera maqueta que grabaron en 2008 hasta este último trabajo. “Percibo y percibimos una clara evolución. Eso es lo que se propone un músico en cada trabajo. Creo que si le preguntas a cualquiera de ellos, todos te dirían que quizás solo harían un disco y que lo estarían mejorando eternamente. En la banda pensamos que ha habido un progreso ascendente en cuanto a composición, arreglos, producción y todo lo que implica la grabación de un LP”.

Para finalizar, Mario le aconsejaría a la Tregua del futuro que sigan como lo han hecho desde el principio, con las mismas ganas y siendo constantes, “haciendo el mismo modus operandi que hasta ahora”. Entre risas, cuando le preguntamos sobre si tuviera que elegir sólo una canción, cuál sería, responde tajantemente: “me quedo con la próxima canción que escriba”. Por último, le pedimos al cantante que defina a su grupo con tres acepciones. “Energía, sentimiento y verdad”, así define él a Tregua, una banda de la que hablaremos más adelante y que celebra una década sobre los escenarios.

Pronto habrá sorpresas…

Publicidad