Tomaccos: vaudeville, baile y zarzaparrilla

Lo primero que salta a la vista cuando conoces a Tomaccos es que no es una banda al uso en ninguna de las acepciones. El grupo nace en 1926, en Easyhill, Tennessee; allí el Capitán Edward Mill abandona su trabajo como patrón del Mississippi Queen y cumple su sueño de tocar su vieja tabla de lavar uniéndose a Al Monseau, Rodderick Owen y Suzzane Banquet.

Con edades comprendidas entre los 100 y los 130 (aunque se conservan estupendamente) disfrutan con cuestiones como el análisis político, el tomate y el tabaco, la dinamita o el hecho de peinar bigotes. Por contra, odian los solos de bajo y las plagas, y llevan a cabo actividades en su tiempo libre como pasear en caballo por la hacienda, conducir pickups por el viejo Toledo, bailar swing o tocar la tabla de lavar.

Entre los artistas favoritos de Tomaccos están Django Reinhardt, Oscar Peterson, Charlie Mingus o George Brassens; Suzzane destaca “la sonata para clarinete n.º 2, opus 120 de Johannes Brahms”.

No nos salen las cuentas y, al llegar a su estudio en Madrid, les preguntamos acerca de “sus personajes” y sobre el hecho de contar una historia con su música. “¿Qué personajes?” se extraña el capitán, y anima a Rodderick a hablar de los orígenes de la banda: “la verdad es que yo estaba vendiendo tabaco en mi pueblo, vinieron estos tres y me reclutaron para la banda. Entonces deje mi aburrida vida de agricultor y llevo 100 años de gira.”

La explicación para llegar al siglo XXI “frescos” es la de un frío invierno en el Chicago de los 30 que les ha mantenido congelados hasta hace apenas 4 años. En este tiempo, muchos conciertos y dos trabajos: Easyhill, TN (2016) y Toledo, OH (2018). Este último fue publicado en abril y presentado el pasado 19 de mayo en la Sala Sol. 

tomaccos madrid

Entre un disco y otro ha habido una evolución en el sonido: “El primero es un disco más de raiz, más acústico”, explica Edward, “música tradicional americana con influencia africana”. “En el segundo disco hemos ido a la gran ciudad: jazz, dixieland, charlestone, swing.” De este modo, aparecen más instrumentos: “además de nosotros cuatro hemos contado con batería, vientos, piano. Un montón de colaboraciones que lo han hecho mucho más bailable.”

Acompañando a Toledo, OH ha llegado el videoclip de “Prohibition Swing”, tema que abre el disco y que muestra de primera mano ese giro hacia lo bailable en forma de alegato contra la Ley Seca. Suzzane nos cuenta que “fue una experiencia muy chula. Algo estresante porque todo fue muy rápido, pero creo que todos nos lo pasamos muy bien; nosotros, los extras, las chicas de producción. Tengo muy buen recuerdo de esos días.”

Si algo define a Tomaccos es su puesta en escena: una mezcla de música, baile y humor que busca interactuar constantemente con el público.  Por ello, lo tienen claro en lo que se refiere al lugar para actuar: “obviamente un festival con mucha gente hace mucha ilusión, que mucha gente te vea, pero en salas muy pequeñas o a pie de calle es muy agradecido.” explica El Capitán “Ves a la gente reaccionando a lo que haces, a tus canciones, a tus speeches, a los bailes, a las broma. Hay una comunicación con el público, no es un concierto al uso.”

Edu Molina: “Los temas mandan, siempre”

El alter ego del Capitán Edward Mill no es otro que Edu Molina: productor de bandas como Tongo, 51 Grados, o Playa Cuberris; compositor, y músico de bandas como SCR (Sota Caballo Rey).

Edu Molina dice no tener “un sonido” y comparte con nosotros una máxima que lleva a todos los aspectos de su trabajo: “Los temas mandan, siempre. El sonido lo manda todo. La canción dice por donde ir. En los temas se impregnan todas las influencias.” Lo aplica en todos sus trabajos conociendo muy bien el sonido de un grupo, yendo al local de ensayo y dejándolo todo listo “para que cuando lleguemos al estudio esté todo montado y solo haya que ir a la parte creativa.”

Pese a estar en la era digital, Edu no quiere que esto sea una excusa para no decidir antes de entrar el estudio: “Quiero con todas las bandas que las decisiones estén tomadas y que entres a pasártelo bien. Si la foto sale mal es tu cara y recuerdas que entonces entraste a pasártelo bien”.

El sonido de Tomaccos

Edu Molina también fue el productor de Toledo, OH:  “Lo tuve que producir yo, pero fue algo muy democrático en cuanto a cómo queríamos sonar.” En todo momento han tratado de mantener un sonido actual, sin “emular nada del pasado”. Lo que sí han manteniendo es el proceso clásico, el hecho de realizar la grabación todos a la vez y en pocas tomas.

Tomaccos admiten estar menos encorsetados que en otros proyectos en lo que se refiere al proceso de composición.  “Traemos lo que nos va pidiendo el cuerpo”, explica Edu “En otras bandas es un poco más complicado. Ahí tienes que estar más pendiente de como funcionan las cosas respecto a la gente que lo va a escuchar.” La intención final es que un disco como Toledo, OH sea algo coherente, pero compuesto de partes muy diversas.

Por último, y antes de cerrar la entrevista, les preguntamos por la situación de la industria en nuestro país. Admiten que “lanzarse es complicado” y ponen de manifiesto la falta de “una infraestructura”, de “un circuito”. El viejo Rodderick nos deja un consejo: “si te quieres dedicar a la música tienes que dedicarte a ello 24/7 o ser como Dalí, que antes de dedicarse a la música tomo la precaución de ser inmensamente rico. O tomas esa precaución o es currar todo el día.”

Tomaccos es vaudeville, baile y zarzaparrilla. Una maquina del tiempo llena de humor y baile y de la que se disfruta en todos sus aspectos. Si no los habéis escuchado aún, hacedlo ahora mismo: os dejamos con Toledo, OH.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.