Lori Meyers presenta 20 años, 21 canciones

Buena parte de las canciones contenidas en este recopilatorio se ha instalado a perpetuidad en nuestra memoria colectiva, pero eso no quiere decir que estemos ante un “grandes éxitos” al uso. A lo largo de su fructífera trayectoria, Lori Meyers ha generado un cancionero elástico y versátil, de hondura indiscutible, capaz de trascender las exigencias de cualquier guión. Sobrado de artillería, el grupo puede confeccionar un setlist impío, de los que asolan escenarios principales.

Pero tiene un fondo de armario amplio y poliédrico que, gracias a la saludable precocidad del trío, ha propiciado esa conexión intergeneracional por la que muchos suspiran. Ese más difícil todavía capaz de congregar en el mismo coro a personas de muy distinta edad, condición e intereses. Ahí está la clave, el hecho diferencial cuando toca hablar de músicas populares. En las canciones. En las canciones perdurables que siguen irradiando significado porque no están ancladas a las voluntades, usos y costumbres del contexto en que fueron concebidas.

El recorrido propuesto por 20 años, 21 canciones resulta esclarecedor. Enriquece nuestra percepción sobre el repertorio de los granadinos y traza una estimulante línea discursiva. Invita a ir más allá de los muchos hits que jalonan su carrera. A indagar en los abundantes logros de Ale, Alfredo y Noni si eres recién llegado. A reencontrarte con un valioso corpus creativo en el caso de que tus oídos sean veteranos.

La disposición cronológica de estas 20 piezas permite apreciar la paulatina desenvoltura compositiva de un grupo forjado en pleno arrebato adolescente, que seguía el rutilante rastro de faros como TeenageFanclub,  Lagartija Nick, Dinosaur Jr., Los Ángeles, TheWeddingPresent, Los Planetas y Pixies. Con el tiempo, Lori Meyers articularon un lenguaje particular, desarrollando una visión artística llena de sazón y libre de prejuicios. También han tenido que afrontar detracciones y disidencias, pero su timón se ha mantenido firme y han sabido preservar la esencia que les permite tocar la fibra de un público cada vez más numeroso.

Un público que ahora, además, va a poder escuchar cómo se gestaron –ojo al segundo volumen del recopilatorio, el de las maquetas– algunas de sus canciones favoritas. ¿Un grandes éxitos? Qué va, qué va. Mucho más que eso.

Además, la banda estará el próximo 29 de diciembre en el Wizink Center de Madrid (antiguo Palacio de los deportes) a partir de las 19:00 horas en el que prometen no será un concierto cualquiera sino de esos que se recuerdan toda la vida. Asimismo, os recordamos que será la última oportunidad de verlos actuar en directo hasta el 2020. Las entradas puedes adquirirlas en ticketea desde 30€.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.