Miners, rock puertollanero que construye “Senderos de Paz”

“Siempre hay salida en las situaciones que la vida nos tiene agobiados”. Esa frase resume el sentir de la canción “Sin salida”, uno de los temas que Miners interpretó en su actuación del pasado tres de febrero en la sala Kráter Rock de Puertollano. Jaime Camacho y Tasio J. Pérez son cantante y guitarrista de este grupo de rock que participó en uno de los conciertos organizados durante pre-Winter Festival de Puertollano.

En esa misma noche compartieron escenario con Arkángel. Durante la celebración del festival, en La Central de Puertollano, concedieron una entrevista en podcast a Compact Cheese en la que los componentes de la banda explican los cambios de sonido a lo largo de su trayectoria, entre otras reflexiones sobre la dinamización cultural en la ciudad minera y la superación, con optimismo, de los problemas y desafíos que acechan a la sociedad y a las personas.

Esta banda esta evolucionando desde el rock melódico hasta sonidos cada vez más heavy metal, hard-rock o thras, buscando también la dirección hacia el metal clásico. “Estamos en un momento en el que estamos dando la caña que siempre hemos querido dar, aunque a veces salen canciones más suaves”, como es el caso de “Luz de mi vida”, uno de sus primeros temas.

Esta canción fue una historia personal de un miembro de la banda, y la segunda grabada en estudio. Su primera vez en un escenario fue en las fiestas del barrio de las 600 de  Puertollano. Después hubo cambios en la formación hasta la actualidad, debido a “la vida”, que obliga a adaptarse a circunstancias laborales o familiares cambiantes.

Esos cambios en la formación también trajeron nuevas influencias al grupo que le hicieron evolucionar en su sonido. Desde el rock melódico de “Luz de mi vida” hasta sonidos más cercanos al hard-rock. Desde el verano de 2017 están trabajando con la formación actual, en la que Jaime Camacho es el vocalista, Tasio J. Pérez el batería, Antonio Benítez el bajista y Antonio Chicón el guitarrista.

En la evolución del sonido de Miners, hay una canción destacada: “Mojito minero”, que cuenta una anécdota tras una noche de concierto. En sus temas también hay críticas a los problemas que atraviesa la sociedad, además de temas de amor y optimistas “sin olvidar que hay injusticias”. El objetivo de la banda es “que la gente cuando venga a nuestros conciertos salga feliz, pero que su conciencia les haga pensar”.

En ese sentido, a la pregunta de “¿qué cambiaríais si tuvierais el poder de cambiar las cosas?”, responden que tratarían de conseguir que “todo el mundo tuviera un trabajo digno con el que pudiera ganarse la vida”, un sueño que, para que se haga realidad, es necesario “mirar más por el Ser Humano”.

En su símbolo está la guitarra eléctrica y el pico minero, un emblema con el que quieren reivindicar sus raízes puertollaneras, llevando a su ciudad en sus canciones. “Son tus raízes y, aunque te duela no tener todo lo básico, como un trabajo digno, nadie quiere irse. Y es triste que la gente tenga que irse a trabajar de camarero en otro país”, reflexionan.

Por eso, en sus canciones no olvidan esa crítica a los causantes de los problemas socioeconómicos, pero sin dejar de lado la esperanza y la luz. La misma luz que representa para “los Miners” la música: “Es un hobbie muy apasionante, te llena un montón. Cuesta mucho trabajo de ensayos, de problemas físicos incluso, pero aunque no nos da de comer, sí nos da de vivir. Nos da la vida”.

Otro mensaje que lanzan desde Miners es a llamar a la gente a que hable sus problemas, que no se los guarde. Que las personas busquen la comunicación que consiga solucionar todos los problemas, tanto los de la macroeconomía y la política como los del corazón y las relaciones personales.

La canción con la que termina esta entrevista es “Senderos de paz”, una canción que transmite un mensaje pacífico, integrador y, sobre todo, antifascista. Este tema nació como reacción a los atentados de la sala Bataclán en París. Dice así: “Todos los seres humanos deberían ser hermanos sin dudar. Sin conflictos ni fronteras que hay que destruir. Todos unidos es posible conseguir un lugar llamado mundo sin desigualdad contruyendo senderos por la paz”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.