Javier Gurruchaga: “Hay que reivindicar el apoyo a la música y no tanto a los culebrones baratos”

La música en directo es un espectáculo. Y, si no se imponen límites a la imaginación, es posible combinar técnicas de otras artes para que el espectador disfrute de una experiencia más enriquecedora. Con el propósito de tocar música en directo de forma más divertida, Javier Gurruchaga y la Orquesta Mondragón llevan desde el año 1976 combinando sobre el escenario el teatro, el circo y la música uniéndolos a través del humor y la sátira.

Javier Gurruchaga y la Orquesta Mondragón fueron los artistas que se encargaron de cerrar la segunda edición del Puertollano Winter Festival. Allí hicieron un repaso a las canciones emblemáticas de su carrera, como “Viaje con nosotros”, además de versiones de John Lennon o Creedence Clearwater Revival. Pero su concierto no sólo fue un repaso a su carrera, que está muy viva y activa. Hubo espacio para nuevas canciones como “Que viene Trump”.

Antes de su actuación, el músico, actor y presentador concedió una entrevista en podcast a Compact Cheese en la que habló sobre la “movida madrileña”, la música en televisión, el deteriroro de la libertad de expresión, el presidente Trump o la película La forma del agua, entre otros temas.

 

Las canciones de La Orquesta Mondragón forman parte del universo musical que puso banda sonora a la década de 1980. Eran los tiempos de la movida madrileña. No obstante, y como relatan varios grupos de Puertollano, fuera de la capital de España hubo también réplicas de aquel movimiento cultural que se asocia con la capital de España.

A Javier Gurruchaga no le hace “mucha gracia” el calificativo de “movida madrileña”. Más bien, considera que es una etiqueta periodística que se ha usado para analizar aquellos años. Entonces, grabar un disco era posible en Madrid, por lo que artistas de toda la geografía española tendieron a concentrarse allí para poder crecer en sus carreras: “España siempre ha sido un país muy centralista” apostilla, explicando seguidamente que fue a vivir a Madrid para grabar en el año 1979 su primer disco.

Lo que echa de menos Gurruchaga de aquellos años es la libertad: “Los ochenta fueron muy libres y muy liberales”. Recuerda que “se avanzó mucho”, aludiendo a la labor de, entre otros, el alcalde de Madrid Tierno Galván y “muchas cosas positivas”. Por eso, echa de menos “ese espíritu que no hay ahora”. Un espíritu del que, en su opinión, también adolece la televisión: “Para mí los ochenta era una época en la que podíamos hacer un tipo de televisión distinta”.

En esa “televisión distinta” “había otro tipo de humor”, más satírico y político, al estilo de Alec Baldwin imitando a Donald Trump, lo que le inspiró para realizar su último espectáculo adaptando esa idea al estilo de la Orquesta Mondragón. Para Gurruchaga, la televisión actual “parece una escuela de educación a distancia” en la que ya no se habla de música, sino que se realizan “docudramas” o “reallities” donde se consigue más audiencia “si se puede enamorar un músico de la cantante”.

Javier Gurruchaga firmando autógrafos en Puertollano
Javier Gurruchaga firmando autógrafos en Puertollano

Por ello, el músico y presentador de televisión cree que “hay que reivindicar el apoyo a la música y no tanto a los culebrones baratos” ya que considera que está constatado que “no hay programaas sobre la esencia musical” en televisión. En ese sentido, si tuviera la oportunidad de hacer un programa de televisión hoy en día, le daría protagonismo a la música en directo, “en vivo, fresco y de verdad”, no en función de los índices de audiencia.

Sobre el presidente de los Estados Unidos de América, Gurruchaga piensa que “es increíble que Estados Unidos que tuviera un presidente más que digno y pasara al tonto más tonto de la historia”, el cual le parece un “pésimo gobernante, una persona autoritaria apoyada por el ku kus clan y, según cuentan las mujeres, abusa de ellas. Es un tipo de chiste, de caricatura, barata”. No obstante, también destaca que no todo es tan oscuro: “También hay cosas muy interesantes de ver. El Festival de Berlín, La Forma del agua y el Puertollano Winter Festival”.

Javier Gurruchaga en Puertollano
Javier Gurruchaga en Puertollano

A Gurruchaga siempre le ha gustado el show, por eso, en sus conciertos, mezcla la música con otras artes escénicas propias del teatro o el circo: “Siempre me ha gustado el show. Esa mezcla de payaso, de música y sentido del espectáculo. Que no nos tomemos tan en serio”. Esa mezcla de elementos da nombre a su disco Rock and roll Circus.

Esa mezcla de elementos también la lleva al ámbito lingüístico: “Me habría gustado aprender euskera en la escuela como hacen los chavales ahora. Antes se nos negaba. Es una lengua muy bonita. y siempre con una visión de tolerancia y compartir con los que están al lado, no imponer una lengua. Hay que ser abierto al mundo y universalista”, señala.

En cuanto al deterioro de la libertad de expresión en España, Gurruchaga recomienda “que la gente haga el chiste y luego ya veremos”. Considera que “no podemos estar volviendo al siglo XVII”, ya que, aunque “hay que tener un poco de ojo izquierdo, no podemos volver más atrás, censurados y con una especie de inquisición. Es volver más atrás que con Franco”, lamenta el artista, que pide respeto también para el humor y, si no se está de acuerdo con un chiste, aguantarlo, es deicr, saber tener sentido del humor: “Hay que dejar a la gente libremente, siempre y cuando no te peguen un balazo en la cara. Hay que hacer las cosas con un poquito de vista pero dejar a la gente vivir”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.