Nacho Campillo hace un “canto a la paz” en su nuevo disco: “Pacífico 360”

“El telón”, es uno de los singles del último disco de Nacho Campillo, Pacífico 360. Este artista celebra más de 30 años en la historia de la música dejando canciones que forman parte de la memoria colectiva de España. Esas tres décadas desde que fundó Tan Tan Go! son una celebración de su trayectoria plasmada en los 360 meses que han pasado desde que se inició en la música. El nombre de pila del disco, “Pacífico”, alude al canto a la paz que hace el artista extremeño en su disco.

En esta entrevista en podcast, Nacho Campillo explica a Compact Cheese los detalles de su nuevo trabajo. Además, también habla de su trayectoria musical y las canciones que hizo con Tam Tam Go!

Mirando atrás, Campillo ve a un “muchachito” que ha estado “contra viento y marea” para llegar hasta dónde está. Asegura que, mientras sus canciones “sigan conectando con la gente” seguirá componiendo y actuando en directo, ya que tocar le da la vida. Una vida ligada a la música que empezó, como semilla, desde los nueve años, puntualiza.

Pacífico 360 es, sobre todo, un disco que lanza un mensaje de paz en un mundo dominado “por la venta de armas” y donde “la vida del Ser Humano vale menos”. Por ese motivo, Campillo defiende que hay que hacer discos que apelen “a la paz” y a “reprimir el odio que hay en el Ser Humano”. La canción que da título al album la compuso hace un año, tocando la guitarra mientras veía el teledriario con su hija. La noticia del día era el bombardeo sobre Alepo, y la preocupación de su hija por esos niños. De esa manera nace esta canción que habla de una familia que huye de la guerra.

Ante este canto a la paz, Nacho Campillo ve que “cada vez hay menos margen para la esperanza” porque “el Ser Humano tropieza varias veces con la misma piedra”. En ese tropezar constante se conjugan los políticos que lanzan mensajes xenófobos y las personas que, desde la tranquilidad de sus casas, prefieren ignorar esta realidad, “apagar el telediario”, al sentirse molestos consigo mismos por no hacer nada.

En esta entrevista, además de hablar sobre el deterioro de la libertad de expresión, Campillo también habla sobre su propia trayectoria musical, destacando episodios como el vivido en el año 2006, en el que decidió emprender el camino de la “independencia” en la producción musical, viviendo en sus carnes el cambio tecnológico en la posibilidad de grabar y difundir música, al que se ha tenido que adaptar porque “no le ha quedado otra”. En ese sentido, ve dos industrias, una en la que se utilizan artistas de “usar y tirar”, y otra más independiente en la que también hay más riesgos, donde se puede labrar una carrera más larga pero exponiéndose a otra clase de riesgos.

Hablando de cambios tecnológicos, la canción “Atrapados en la red” fue compuesta en una época en la que la sociedad empezaba a conocer Internet, el correo electrónico y el símbolo de la @. Desde esa perspectiva, Campillo tiene ideas para hablar en nuevas canciones de la nueva ola tecnológica que ha venido con las redes sociales y dispositivos móviles.

Otro asunto social con el que, a través de la música, Tam Tam Go! rompió los esquemas de mucha gente presentando la historia de Manuel Raquel. “Ha habido mucho sufrimiento en el colectivo homosexual desde la dictadura”. Campillo explica que, al principio, mucha gente no entendió la historia de “un transexual que sufre, que vive atrapado en un cuerpo de hombre siendo una mujer”. Aún así, esta canción “se convirtió en un himno para mucha gente”, destaca el cantante, que sigue conectado con la actualidad, incidiendo ahora en la necesidad de hablar de paz con su nuevo disco: Pacífico 360.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.