Escuchamos Phoenix, lo nuevo de The Old Times – Reseña

Tras numerosos cambios en su formación y tres años después de su primer disco, Shameless, los taranconeros The Old Times nos presentarán mañana su nuevo EP de cuatro temas, Phoenix. Los actuales integrantes, Víctor Polo (bajo), Jose Javier Serrano (guitarra y voz), Silvia Laguna (sintetizadores, voz-coros y teclados) y Eduardo Martínez (batería), han dado un giro considerable al estilo de la banda de rock alternativo; querían sonar más densos y lo han conseguido.

A falta de conocer los nombres de las canciones, escuchando la que acompaña al gift de presentación del disco podemos hacernos una idea de lo que nos vamos a encontrar en este trabajo. El tema es toda una declaración de intenciones y una buena síntesis del EP. Probablemente sea el más duro de los cuatro, con la guitarra en tonos graves que predomina rítmicamente frente a la batería y unos coros integrados que, sin embargo, no consiguen todo el contraste que cabría esperar de la incorporación de una voz femenina al grupo.

El disco deja bien definido el nuevo estilo de la banda y marca distancias con Shameless. La diferencia más notable con ese primer trabajo es el abandono de determinados efectos como el EBow que le daban ese sonido más ambiental y cercano al post-rock o post-grunge. En Phoenix este tipo de efectos aparecen de forma puntual, para acompañar ciertos puentes o en las intros, pero el carácter musical lo marca la densidad de la guitarra y sus distorsiones más cercanas al rock clásico o al metal.

En “Rescue me”, único tema del que conocemos título y que va acompañado de un videoclip, nos encontramos la composición habitual de estrofa-estribillo en repetición con un puente que rompe algo con el esquema de la canción y de da un final más potente. Es notable también el cambio en las voces, que han ido del canallismo garage o la melancolía medida en Shameless al enfado, aunque muy contenido en Phoenix, no esperéis guturales de momento.

Los otros dos temas del disco mantienen un tono similar pero destaca uno de ellos, el que arroja tintes de Linkin Park con una intro que crea expectativas, incorpora distorsiones y da paso a la voz de Silvia, a la que nos quedamos con ganas de escuchar en un tono más agudo. Esta es, tal vez, la canción mejor resuelta y con mejor cierre.

A modo de resumen, considero prudente decir que Phoenix es menos experimental y menos ambiental que Shameless y se aleja casi por completo de lo psicodélico para ir más al grano del rock clásico. Phoenix suena más denso y, aunque esté dentro del denominado rock alternativo, tira al subgénero grunge. Algo que, tal vez, les haga atraer a los fans del rock más que antes y aleje a los que buscan la experimentación musical por encima de la adhesión a un género en concreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.