Javi Valencia (Full): “Capadocia se presentaba como un reto importante a superar”

Hace unas semanas, el grupo sevillano Full publicaba su último trabajo de estudio titulado Capadocia bajo el sello Warner Music, grabado en AMA Estudios con la producción de Raúl de Lara. A partir del 25 de enero podremos disfrutar de toda la fuerza de este tercer álbum de la banda en una gira que comenzará en la Sala X de Sevilla y les llevará a recorrer gran parte de la geografía española pasando por Barcelona, Madrid, Alicante o Zaragoza entre otras.

Días antes del lanzamiento, tuvimos la suerte de escuchar Capadocia y charlar con Javi Valencia (voz y guitarra) en un pequeño bar ubicado en el centro de la capital.

¿Cuándo y cómo nace Full como grupo? ¿Por qué este nombre?

Full nace de un proyecto frustrado, bueno, frustrado no. En realidad yo estaba encantado con que aquello se acabase. Éramos los mismos componentes pero hacíamos otro tipo de música y al final eso no reportaba lo que queríamos y se terminó cayendo por su propio peso. Llegado el momento les dije: “señores tengo estas canciones que he compuesto, si os gustan nos embarcamos y a ver qué pasa” y hasta el día de hoy.

Lo primero fue buscar nombre, era un proyecto nuevo y te pones muy exigente y eran muchos nombres diarios y ninguno cuajaba así que entramos en un bucle infinito y parecía que nos íbamos a quedar sin nombre. Al final uno dijo Full y como queríamos una palabra corta, que fuera fácil de memorizar y que tuviese un concepto con la intención de la banda… nos convenció en determinados aspectos.

Vuestro último álbum, Capadocia, sale este viernes. ¿Qué impresiones tienes ahora que todavía no ha visto la luz?

La impresión que tengo en realidad es sobre el feed back que hemos tenido con los adelantos. Lo que hay son muchísimas ganas desde que acabamos de enseñarlo, queremos que esto circule, que eche a volar y ese nerviosismo esa expectación que está alimentada por la expectación que han generado los tres adelantos y que nos revierte un poco el público. Son muchas cosas que están pintando un paisaje y que estamos impacientes.

¿Cómo os gustaría que crezca y cómo creéis que va a crecer Capadocia?

Nos gustaría que creciese de la manera más natural posible, que sea de verdad, que no sea un boom comercial o mediático como el “Tractor amarillo” en plan… que canción más guai, más tal, tiene su época, tiene su momento pero luego; ¿Cuánta gente recuerda el nombre del grupo o quién la sigue escuchando hoy en día? Queremos que crezca como las cosas que crecen y aguantan perennes en el tiempo.

En realidad desde dentro es que nunca tienes una noción de cómo cercen las cosas y cómo avanzan. Hasta que no pasa cierto tiempo o te encuentras con tal persona que te cuenta una anécdota que le ha pasado… no te das cuenta hasta dónde llegan las canciones o dónde crecen las cosas. Creo que siempre va a ser igual mientras lo sigamos haciendo de esta manera, desde la humildad también. Nosotros venimos aquí a disfrutar de la música y a pasarlo bien y a compartir la música que hacemos con el resto del público. A partir de ahí, lo que tenga que pasar que pase.

Javi Valencia en la presentación de Capadocia en las oficinas de Warner.

¿Y por qué Capadocia? ¿Qué os llevó a escoger ese título?

Capadocia es el desierto de la Capadocia que está en Turquía y una de las cosas por lo que es famoso es por la cantidad de ciudades subterráneas que tiene. Cuando yo me puse a componer el disco, al principio, siempre hay un momento de la composición que te preguntas: “el disco ¿Cómo se va a llamar? bueno, ya veremos… ya cuando vaya más adelante…”  y me di cuenta cuando llevaba un número de canciones que la composición había sido como bajar a las profundidades y en cada etapa mía interior descubría una canción, como que había algo allí que de repente estaba en un estrato subterráneo dentro de mi personalidad. No sabía por qué eso estaba allí, no sabía por qué eso se había acabado… es como un misterio que de repente que tienes bajo la piel.

En las canciones hay como seres que aparecen en forma de metáfora y al final era un marco que calzaba muy bien con el concepto de la Capadocia. Y a mí me gustan mucho todas esas cosas de arqueología y era algo que yo tenía en mi disco duro, en la cabeza y a la hora de ponerme a pensar la cabeza se me fue un poco a ese sitio, al concepto de capadocia. Lo hablé con la banda y a todo el mundo le gustó la idea. También queríamos algo conceptual y seguimos adelante con canciones en ciudades subterráneas.

¿A quién va dedicado Capadocia?  

Capadocia va dedicado primero a nosotros porque después de terminarlo es un disco con el que la banda estamos súper contentos. No sabemos que va a pasar pero nos da igual porque estamos tan satisfechos con el trabajo que hemos hecho que es una satisfacción poder decir: “llevamos unos años haciendo cosas en la música ahora vamos a sacar un tercer disco y a ver qué pasa” porque muchas veces cuando sacas el primer disco es en plan a ver qué guai y, a partir de ahí, como que ya te vas desvaneciendo pero, para nosotros, ha sido una manera de reafirmarnos de decir “esto tiene sentido, todo lo que estamos haciendo, todo lo que venimos haciendo” porque desde que nos embarcamos en esto la cosa ha ido subiendo y cada disco es un reto diferente y el tercer disco se presentaba como reto importante a superar.

Por lo que pudimos escuchar en la presentación, se nota que es un disco más maduro, más rockero, más meditado. ¿Se podría decir que habéis dado un paso más en este disco respecto a Tercera guerra mundial?

Siempre intentamos dar un paso más en cada cosa que hacemos. Ya no solo en grabar el disco sino en cualquier cosa intentamos que sea mejor que la anterior que hemos hecho. Tener ese punto de auto exigencia y de querer dar lo mejor que puedas dar. Entonces, al final si las cosas se hacen bien o se procuran hacer bien, es fácil que el sabor de boca al terminar el tercer disco sea mejor que el anterior. Creo que es algo que pensamos todos, esa evolución, ese salto a encontrar mejor ese punto de equilibrio entre el pop, el rock la melodía, lo épico, lo sinfónico, las letras… porque tendemos a buscar ese punto de profundidad y de que te pinchen un poquito en las tripas ciertas frases y que también seas capaz tú de llevártelo a tu historia personal…

Cuando haces muchas canciones como que ese discurso se va agotando un poco y si no lo sabes trabajar y no sabes reinventarte con cada disco ese reto se va volviendo más grande. Entonces, creo que por el reto que planteaba el tercer disco yo creo que ha podido terminar a ese nivel al final porque si queremos seguir trabajando los mismos ingredientes que llevaba Full no había más remedio que trabajar todo ese tipo de cosas para darle a la canción ese sitio donde de verdad queremos que esté colocada esta palabra, esta idea, este sonido o este solo.

Tras dejar el listón tan alto con un discazo como es Tercera Guerra Mundial, ¿no sentíais más presión a la hora de lanzar este nuevo disco?

Creo que si ha habido algún tipo de presión para la banda ha sido antes de grabar el disco el decir: “bueno, ahora a ver qué vamos a sacar”. A ver qué ofrecemos nuevo porque lo mismo tu estas súper convencido y luego no gusta pero sí que tienes esa presión cuando están las canciones un poco en blanco y no sabes qué va a pasar, solo tienes las ideas y tal. Pero yo, por ejemplo, que soy el que compone de la banda no he dejado que eso me presionase.

¿Por qué escoger “Alfombra roja”, “Zombis” e “Historia perdida” como adelantos y presentación de Capadocia?

Por votación en realidad. Cuando terminamos el disco, de todas las partes que teníamos potestad para elegir los adelantos… cada uno teníamos canciones favoritas diferentes que coincidíamos en muchísimas pero dijimos “vamos a hacer una votación para elegir cada uno sus tres o cuatro favoritas” porque no había manera de ponernos de acuerdo. Sí que queríamos que cada canción fuera un poco diferente entre ellas para ofrecer un poco parte de ese abanico musical que trae Capadocia y, después, que nos gustasen. Evidentemente, que viésemos que eran fáciles de oír, hay canciones en el disco que requieren más escucha aunque a la hora de presentarlas es lógico que los adelantos requieran una actractividad auditiva adecuada que tampoco te haga estar con todos los sentidos puestos pero que te vaya ya mostrando algo, que te pique la curiosidad y con todas esas cosas digamos que estas canciones estaban en ese punto intermedio.

¿Cuál es tu favorita?

Mi favorita es que no tengo… y va mutando pero, a lo mejor, podría decir o “X” o “Historia Perdida”.

¿Qué influencias musicales tomáis como referencia?

Siempre son las mismas influencias solo que evidentemente las voy trabajando y voy viendo también todas las cosas que se abren viéndolas y lo que generan para aprender de eso. Me gusta mucho el rock progresivo, el rock clásico antiguo, me encantan las viejas glorias, ese punto elegante del rock y de mucha personalidad. Creo que hay muchísimas cosas que aprender de ahí, incluso hasta estilos de música folclóricos. Creo que de todos los estilos de música hay algo que aprender aunque no te guste porque por eso existe y si no aportase nada no estaría en realidad. Siempre hay de todo, incluso lírico, flamenco, hay hasta carnavales de Cádiz y yo digo que siempre me ha acompañado y ofrecen muchos matices que calzan muy bien con la música en castellano.

¿Cómo definiríais vuestro sonido?

Un sonido potente, enérgico… bueno en el sonido se interpreta también lo que son las letras y las canciones lo que te dicen. Pseudoépico, nos gusta mucho la épica aunque no caigamos de manera tan evidente aunque las canciones tienen una línea sanguínea de épica digamos que siempre asoma de una manera u otra y sobre todo aunque tengamos muchas cosas enérgicas de rabia, cosas que son la muestra de mucha energía, siempre intentamos hacerlo desde la contención para buscar el punto elegante que creo que es un matiz que dentro del sonido de Full siempre está latente.

¿Cómo es vuestro proceso creativo? 

En la mayoría de las canciones, en realidad cuando las compongo, empiezo con una idea de quizá el estilo de la canción, por dónde me gustaría hacer algo en plan “voy a mezclar este estilo de música con este otro pero que parezca de esta otra manera”, en un marco abstracto y te pones a trabajar ahí.

En el momento que a lo mejor doy con una melodía que me empieza a llevar por algún sitio, algo que me empieza a suscitar ya cosas y, en cuanto veo como empieza a respirar, como empieza a crecer eso, me pongo a grabarlo instrumentalmente. La melodía la tengo en la cabeza e intento que todas las partes vayan creciendo en sí aunque digamos que la punta de flecha sea la melodía de la voz, intento que el resto de cosas vayan creciendo con eso. Al final tiene que ser algo que esté en equilibrio y es tan importante la letra como la música y todos los detalles, es un conjunto armónico la canción.

Capadocia ha sido grabado en AMA Estudios (Murcia) bajo la producción de Raúl De Lara. ¿Qué tal ha sido trabajar con él? y ¿cómo ha sido todo el proceso?  

Trabajar con Raúl ha sido fenomenal. Ya estábamos con él antes, venía de técnico de sonido de directo con nosotros en la gira pasada y con él siempre he tenido mucha sincronicidad. Nos hemos entendido siempre muy bien. Cuando volvimos a grabar “Tercera guerra mundial” con la colaboración de Mikel Izal lo hicimos allí, en ese estudio también. Trabajamos con Raúl y el previo, la verdad que, nos gustó cómo iban saliendo las cosas y cómo se iba terminando todo. Así que, para este disco, ya con toda la confianza que tenemos con Raúl y de más, empezamos a trabajar, empezamos a ver las canciones y todo fue saliendo solo. Nos entendíamos perfectamente, sabía a qué sitios me quería dirigir…

Cuando escuchaste el disco por primera vez una vez finalizado todo, ¿qué sentiste?

Muchísima felicidad. Realización de poder decir “lo conseguimos“. Hubo un momento en el estudio en el que puff… estábamos agotados pero fue mucha felicidad, realización de decir qué bonito es, como cuando acabas la carrera  y te haces la foto de la orla y dices; “ya, aquí está”. Lo que hay detrás solamente lo sé yo pero ya está terminado y parece otra cosa.

¿Cumples con el cliché de ser demasiado críticos con vosotros mismos?

Lo cumplo muy mucho. Lo cumplo demasiado, bueno no sé si demasiado… Digo demasiado porque hay gente que me lo dice, que quizá soy demasiado crítico o exigente pero es que es mi manera de entender las cosas. La música mucha gente la tiene asociada a la fiesta, al que bien lo pasamos… y cuando tú dices que te dedicas a esto, es como que te ven que estás siempre de fiesta y es justo lo contrario. Yo, por ejemplo, me lo tomo de una manera muy muy seria y para mí esto no es un cachondeo. Para mí esto me reporta cosas que son maravillosas y me reporta más felicidad que un cachondeo. Por eso, me lo tomo de la manera tan seria y creo que hay muchísimo talento.

De entrada ya en España hay muchísimo talento y que nosotros estemos donde estamos es un milagro y es de agradecer. Entonces no me voy a tomar a cachondeo todo el trabajo que hay detrás para llegar a hasta aquí y no me lo voy a tomar a cachondeo porque hay gente que ha llorado con la canción que yo he hecho antes y, ya eso, merece un respeto. Son muchas cosas que te hacen que pienses cómo vas a dar el siguiente paso.

Ángel Vázquez de Watch out Freedom (WOF) ha sido el encargado de realizar la portada y el diseño del disco. ¿Por qué él? ¿Pensáis que ha salido plasmar lo que buscabais? 

Creo que ha sabido plasmarlo perfectamente. Él es mi primo hermano, y yo siempre quise que él hiciese algún diseño de algún disco pero no por ser mi primo lo iba a hacer. De hecho, hasta el tercer disco no lo ha hecho. Hasta que no se ha ganado el puesto -risas- pero sí que es verdad que yo he disfrutado muchísimo de que él hay hecho todo el diseño.

Nosotros teníamos ideas de cómo queríamos los diseños para los diferentes singles y él digamos que fue el diseñador que dio más en el clavo. La portada del disco ya teníamos idea de cómo queríamos que fuese, yo presenté un boceto y él a partir de ahí… como yo sé cómo es él le dije cosas… También es que yo estaba un poco en medio… quería algo conceptual y mi primo podía entender perfectamente lo que quería después de todas las conversaciones que había tenido con él.

¿Os gusta más actuar en salas o festivales? 

Según la época del año. En realidad cuando llegan los festivales es  guai, espacio abierto… pero la magia de las salas no se encuentra en los festivales.

¿Y para asistir vosotros como público? 

Donde menos me empuje la gente. –risas-

¿Qué opinión tiene Full del panorama de la música emergente en la actualidad?

Como escucho muchísima música yo no sé el grupo que está sonando ahora.  Yo me voy encontrando con grupos y los escucho y me gustan o no me gustan pero no sé si son emergentes. Si que es verdad, que años atrás, ha habido un boom en el pop/rock que se empieza a llamar indie y es donde más se ha notado y yo creo que ahora es cuanto más se está notando. Creo que hay que tener criterio y estudiar porque la música es arte. Creo que hay mucha gente que se pierde por el camino… tanto los que la hacen, como lo que la consumen.

Habéis tocado en muchísimos festivales por toda España. Decidnos la verdad, ¿hay demasiados festivales? 

Sí claro, por supuesto. Pero no es de extrañar, en este país se ha hecho todo igual. Cada cosa que se pone de moda ya vamos todos a reventarlo y hasta que no se reviente no vamos a acabar y, entonces, en el momento que los festivales empezaron a surgir efecto porque es normal que la música en directo funcione, otra cosa ya es que en este país los que dirigen no lo quieren ver … reporta muchas cosas buenas. De hecho, yo en un festival todavía no he visto ninguna pelea, que sí que la habrá, pero llevo años yendo a festivales y no he visto jamás una sola y este verano he ido a un bar de copas y había un tío ahí sangrando. Entonces no creo que hayan hecho mucho daño los festivales. Es algo que ha funcionado y ya vamos todos y que todo el mundo venga, los festivales están de moda y como aquí todo el mundo tiene que imitar al vecino pues hasta que no reviente no parará pero bueno ya pasaremos a otra cosa como siempre pasa.

¿Qué se le resiste a Full en la actualidad? y ¿Cómo veis a grupo de cara al futuro?

A Full se le resiste parar. Ahora mismo es lo que más se le puede resistir y de cara al futuro es que no hemos ido nunca pidiéndole cosas. En realidad lo que queremos es sentirnos satisfechos a lo que hacemos, verle sentido que de verdad estamos creciendo a nivel personal, profesional, de aprendizaje…  y seguir viendo que a la gente le lleguen las canciones, que ese mensaje al que tú has estado dándole vueltas, que sale de tus tripas, también llegue a las tripas de esa otra persona. Ese mensaje profundo que siga surtiendo efecto. Creo que es lo único que sigue buscando Full.

Tres palabras que describan a Full:

Pop, rock y profundidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.