El conservatorio ¿Merece la pena?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hola Cheesers, hoy os vengo con una entrada distinta a lo habitual, pero no por ello menos interesante. Desde el comienzo de la música ha habido dos tipos de personas, los que la han estudiado y los que no. Hoy en día, en España, existen varias formas de estudiar este bello arte y aun así sigue habiendo gente que no lo hace. Pero la pregunta es: ¿Merece la pena estudiarla?

Pues, desde mi punto de vista simplemente hay que diferenciar entre si queremos dedicarnos a la música o la tenemos como un simple hobbie.

Para apreciar la música y llevarla a cabo, no hace falta realmente ir a una escuela o a un conservatorio. Hay incluso gente que consideraría que limita tu imaginación. En mi experiencia estudiantil en la facultad de educación, he descubierto que todos desde niños tenemos la música dentro, y que podemos hacerla con cualquier cosa que nos encontremos, y no simplemente con los instrumentos que todos conocemos como “normales”. E incluso podemos aprender a tocar uno de estos instrumentos sin estudiarlos y hacer algo muy decente con ello, pero es aquí donde tenemos que saber diferenciar nuestros objetivos.

Un conservatorio es un centro de entrenamiento TÉCNICO, y lo digo por experiencia. Allí vas a adquirir y mejorar tus habilidades a la hora de tocar tu instrumento, escribir música, componer, leerla… al fin y al cabo, te enseñan una serie de normas para que todo vaya bien en tu práctica profesional, pero evidentemente las normas están para romperlas. En mi opinión, por mucho que te entrenes técnicamente, la vocación es requisito imprescindible, y el gusto musical y la creatividad, no se fomentan tanto (depende del caso).

En conclusión, por supuesto que merece la pena estudiar en un conservatorio, o una escuela, o por tu cuenta. Lo único que tienes que tener claro es tu objetivo y enfocar todos tus esfuerzos y acciones a conseguirlo por el camino mas correcto.

Publicidad