El Komodo de NoProcede conquistó la Sala Copérnico de Madrid

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Esta vez, el señor maquinista del tren de las sensaciones, nos llevó en el vagón de la música a la céntrica zona madrileña de Moncloa a visitar a unos viejos grandes amigos que hacía tiempo que teníamos que tachar de la lista de nuestros conciertos pendientes.

Nuestros amigos, (si, a esos mismos que vimos robando un tugurio en un videoclip para recuperar una guitarra rosa) presentan su último trabajo de estudio, que esperamos que tenga el mismo éxito que la presentación, todo sea dicho, que tiene muy pocos meses de vida, pero en su elaboración, ha alcanzado un nivel de madurez impresionante.

Vale, os decimos ya… que estamos hablando de NoProcede, esta banda de jóvenes rockeros que fueron desde Aluche a la Sala Copérnico este pasado 8 de junio de 2019 que querían mostrar a todo el “SoldOut” de la sala su nuevo trabajo de estudio Morder y esperar que como ya os hemos contado, tiene muy pocos meses de vida y creemos que, aunque la banda comenzó hace 10 años, con todo este trabajo, ha alcanzado la mayoría de edad.

Cuando la gente miraba el reloj, más de la cuenta, el fondo del escenario de la Sala Copérnico mostró una cuenta atrás de 10 minutos. Esos 10 minutos en los que, si los Madrileños supieran lo que se les venía encima, seguro que los habrían catalogado como “La antesala del Desaste”.

Con la gente coreando los 10 últimos segundos salían a las tablas los cuatro jinetes que nos iban a hacer cabalgar, nada menos que con 23 temas, obviamente, de toda su discografía. Para abrir boca, arrancaron con algo “tranquilito” … “La barrera de coral” y “Saltan las ratas”… ¡Casi nada!

El concierto seguía y tras darnos la bienvenida, nos volvieron a alentar a hacer cosas canallas en sitios rockeros con “Mátame”, aunque más tarde, nos quedásemos “Dos turnos sin tirar”.

No os vamos a revelar en su totalidad el set-list (o sí, quien sabe), pero sí que os relatamos, que hicieron un repaso a sus temas antológicos del álbum Grisú como pueden ser “Que se quite el frío, Baldosas, Ciudad olvido, Más calibre, Ser eternos o Para los restos” y del plástico llamado “No quedan valientes” la muy mítica “Tachar de la lista”, ampliamente conocida y bien coreada por el público.

Durante el concierto se dieron 3 colaboraciones, 2 cantantes y un violinista del calado de ”Darío Bolaños” (como no podía ser de otra manera, puso la nota melancólica en “Ciudad Olvido”). Echamos en falta a Javi (Nadye) que no pudo estar por cuestiones de agenda, pero nos acompañaron desde Murcia, Ernesto (De Violet) sumó su aporte a la voz en “Dos turnos sin tirar”, como también lo hizo el conquense Víctor (De Tranze) y James de Zerokoma en “Ser eternos”.

La potencia siguió hasta que en un momento, Beltrán se cambió la camiseta (Dejando de reclamar que “tróspido” fuera aceptado en la RAE) para dar promo a las “Bassik Sessions” y siguiendo su formato, cogió una guitarra acústica y se bajó del escenario para tocar en acústico. Una intervención que no dejó indiferente a nadie dentro de la sala.

Nos pusimos a vibrar en el escenario, ya otra vez volviendo a acelerarnos con la emotiva “Ciudad olvido” para abandonar el ecuador del concierto. En un momento, completamente inesperado, en la pantalla de proyección comenzó una cuenta atrás, que en algún momento habíamos visto, y una guitarra ronca empezó a dar unos acordes que habíamos escuchado. El videoclip de “Miedo al miedo” se empezó a reproducir mientras que la música la tocaban en directo estos valientes, que no se creían (y nos consta que aún no lo hacen) lo que allí estaba pasando.

Energía in crescendo hasta que llegamos a empalmar dos temas, singles de los dos últimos álbumes de estudio de esta banda, “Echarte de más” y “Fracasar Mejor”. Tremenda salva de potencia, que aun habiendo acabado, no pudo sucumbir a un tema extra… que fue “Ciudad olvido”… en su versión más cañera.

Abrazos, paseo por el puesto de merchan, para apoyar a nuestros amigos, sacar el coche del parking (que no teníamos muy claro que estuviese ahí todavía) y un gran recuerdo, que quedará grabado en nuestras retinas y oídos.
Gracias NoProcede por darnos esta noche tan maravillosa.

 

Foto: extraída del perfil de Facebook de NoPorcede. Fotógrafo: AMakeda

Publicidad